20 de octubre de 2019
20.10.2019
La Opinión de Málaga

Cartas al director

Las cartas se pueden enviar preferentemente mediante correo electrónico a la dirección lectores@laopiniondemalaga.es

20.10.2019 | 05:00
Cartas al director

Hacia un Cristo cósmico

He terminado de leer hace unos días el sugerente libro de Leonardo Boff Evangelio del Cristo Cósmico. Hacia una nueva conciencia planetaria y me ha hecho pensar las siguientes reflexiones. Vaya por delante que lo que hace Leonardo Boff es analizar la teoría teológica del jesuita Teilhard de Chardin,muy controvertida en su época,pero que no olvidemos que se basa en una antigua tradición cuyo origen son unas palabras de S.Pablo que afirman que todo fue hecho por Él (Cristo),en Él y para Él.

Pienso que Dios se encarnó en un hombre ( Jesús de Nazaret) y que éste, según estaba profetizado en las Escrituras, resucitó al tercer día, con lo que pasó de ocupar nuestro espacio-tiempo a otra dimensión como un ser pneumático, es decir,glorioso, que ya no dependía de nuestras coordenadas espacio-temporales, y así, el Jesús de Nazaret de la historia se convirtió en el Cristo teológico, capaz de traspasar paredes, por ejemplo, cuando se apareció a sus apóstoles con las puertas cerradas, lo que incluso se puede explicar por la Física Cuántica, como señala el profesor de Matemáticas José Luis Solano, en su libro Materia y resurrección.

Este Cristo ya no se encierra en nuestro mundo sino que lo trasciende y atraviesa, convirtiéndose en el centro que rige todo el universo y se erige en cabeza y rector de todo el Cosmos. El propio Francisco de Asís así parece entenderlo,cuando ve a Dios en todas las criaturas,incluso materiales y animales a las que llama «hermanos» (hermano sol, hermana luna, hermano lobo, etc.). Es verdad que podemos caer en un panteísmo, pero es evidente que una cosa es el Jesús histórico, de carne y hueso, y otra,e se mismo Jesús resucitado como Cristo que lo abarca todo y que, como Dios, preexiste a todo lo creado, y domina todo el cosmos,dando cohesión y unidad al mismo y, de ahí que que podamos, con Teilhard, Boff, Blondel, Biedermann, Rahner, Wells y otros autores, llamarlo Cristo Cósmico.
Miguel Hijano Guerrero
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog