13 de noviembre de 2019
13.11.2019
Málaga de un vistazo

De Berlín a los Baños del Carmen

13.11.2019 | 05:00

Hay efemérides evocadas con tal nitidez que te conducen a hacer un viaje por el tiempo sin el menor esfuerzo de memoria. Uno rememora cuándo se enteró del hecho, con quién estaba acompañado y las emociones generadas ante tal acontecimiento.

Transformado en una de las alegorías más sobrecogedoras de la guerra fría, el Muro de Berlín cayó hacia las 23 horas del 9 de noviembre de 1989, hace ahora 30 años; una muralla de 155 kilómetros levantada por la Alemania comunista en 1961 para impedir la libre circulación de sus habitantes hacia la tentación trasgresora del mundo occidental, tiñendo de blanco y negro las biografías de los alemanes orientales durante más de tres décadas.

El mes de noviembre también pasará a la historia de esta ciudad con la caída de otro de los altos muros que durante más años de los deseados dividió el horizonte de nuestra bahía, obstruyendo la entrada a los ciudadanos. Tras recuperar el Estado su titularidad, este pasado lunes se iniciaban las obras de derribo del muro y las actuaciones de limpieza de los 33.000 metros cuadrados del ajado y simbólico Baños del Carmen.

Tenemos que felicitarnos ante la buena nueva. Puede parecer anecdótico, pero esta intervención aunque en un principio pueda parecer reducida y provisional –a la espera de la ejecución del parque marítimo terrestre cuya redacción se está llevando a cabo por Urbanismo–, nos invita al retorno a este lugar fascinante para deleite de los sentidos, hallando una nueva perspectiva –la correcta– la cual nos concede el sosiego visual al que nos convoca la ensenada malagueña en sus atardeceres.

Parafraseando al poeta y novelista checo – enamorado de Ronda– Rainer Maria Rilke, debemos de convertir nuestros muros en peldaños y así gozar de nuestros espacios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog