14 de noviembre de 2019
14.11.2019
La quinta columna

Google se mete en el historial médico

14.11.2019 | 05:00

¿Puede Google sugerir cambios en el tratamiento de un paciente? La respuesta es: todavía no, pero la intención es hacerlo en un futuro. La compañía estadounidense ha recolectado sin permiso los datos de millones de estadounidenses para diseñar un nuevo software que, a través de la inteligencia artificial y sistemas de aprendizaje automático, puede sugerir cambios en el tratamiento de personas enfermas. El proyecto se llama 'Project Nightingale' (Proyecto Ruiseñor, en español) y es la muestra de cómo Silicon Valley se adentra en el peligroso mundo del análisis de datos de la industria sanitaria, una vía de negocio que también están explorando Amazon y Microsoft. Google ha tenido acceso a los diagnósticos médicos, resultados de pruebas en laboratorios y registros de hospitalización, entre otros informes, de la compañía médica Ascension, la mayor firma católica de ese tipo y que tiene su sede en San Luis (Misuri). Los documentos internos del Proyecto Ruiseñor, a los que ha tenido acceso el diario estadounidense 'The Wall Street Journal', revelan cómo el gigante tecnológico ha consultado sin permiso el historial médico –con nombres y fecha de nacimiento de cada paciente–. En concreto, datos de millones de residentes en 21 de los 50 Estados de EEUU. Ni los pacientes, ni los médicos de Ascension tenían conocimiento de que se estaba produciendo este flujo de datos. Sin embargo, unos 150 empleados de Google pertenecientes a la división de Google Cloud han tenido acceso a los datos de los pacientes y trabajan con ellos para perfeccionar su sistema de análisis de datos. La iniciativa empezó el año pasado con un grupo de 2.600 hospitales católicos en EEUU y se ha ampliado este verano a más centros sanitarios. La respuesta de Google: su proyecto cumple con las leyes federales de protección de datos médicos. Así lo especifica en un comunicado que ha enviado al rotativo estadounidense en respuesta a la información publicada. El objetivo de la compañía es «en última instancia, mejorar los resultados, reducir los costes y salvar vidas», según el presidente de Google Cloud, Tariq Shaukat. El proyecto sanitario de Google es la muestra de cómo las empresas tecnológicas han visto una gran oportunidad de negocio en el análisis de datos médicos. El gigante tecnológico es el primero en conseguir un acuerdo con una compañía sanitaria y el primer proyecto que sale a la luz de este tipo, pero Amazon y Microsoft también trabajan en esta línea. El Big Data (análisis de datos) aplicado a la salud no tiene por qué ser una mala idea si se utiliza como una herramienta para detectar enfermedades de forma precoz, anticipar la evolución de un paciente ante un tratamiento, cruzar diagnósticos o prevenir epidemias. Pero, ¿quién le pone el cascabel al gato?, ¿está Google o cualquier compañía de Silicon Valley preparada para manejar datos tan sensibles?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog