20 de noviembre de 2019
20.11.2019
Punto final

Italia vuelve a ilusionarse

"Lo hizo gracias al trabajo del nuevo seleccionador Roberto Mancini, quien tomó el mando de una selección hundida tras la renuncia del presidente de la Federación de fútbol italiana (FIGC), Carlo Tavecchio"

20.11.2019 | 05:00

El 9-1 endosado este lunes a Armenia con el que Italia despegó hacia la Eurocopa con el pleno de victorias en el grupo J permitieron al seleccionado «azzurro» volver a ilusionarse, dos años después de tocar fondo con la fallida clasificación al Mundial de Rusia.

El silencio y la desesperación del 13 de noviembre de 2017, cuando el equipo dirigido por Giampiero Ventura se rindió en San Siro ante Suecia en la repesca mundialista, dejó paso este lunes a la ilusión por un equipo regenerado, joven y decidido a recuperar una posición de elite en el fútbol mundial.

Lo hizo gracias al trabajo del nuevo seleccionador Roberto Mancini, quien tomó el mando de una selección hundida tras la renuncia del presidente de la Federación de fútbol italiana (FIGC), Carlo Tavecchio, y la destitución de Ventura, que pese a la debacle se fue sin dimitir.

Decidió apostar por muchos jóvenes de talento, a los que convocó, como en el caso de Nicolò Zaniolo, incluso antes de que acumularan minutos en la Serie A italiana, para acelerar un proceso de cambio generacional imprescindible para inaugurar un renacimiento.

Dio su confianza a Tonali (Brescia, 19 años), Zaniolo (Roma, 20), Barella (Inter, 22), Federico Chiesa (Fiorentina, 22), además del siempre joven, aunque ya afirmado, Donnarumma en la portería (Milan, 20).

Los juntó a elementos de más recorrido y experiencia internacional como Leonardo Bonucci, Giorgio Chiellini (ausente en los últimos meses por una lesión de cruzado) o Verratti para formar un grupo de jugadores que promedia poco más de 24 años de edad.

Y trabajó para devolver a su equipo una idea táctica clara, basada en la posesión del balón, el juego vertical y una filosofía ofensiva. Unas ideas distintas con respecto a la tradición futbolística italiana, pero que poco a poco han dado resultados.

Diez victorias de diez en la fase de grupos previa a la Eurocopa, la clasificación alcanzada con tres jornadas de antelación, 37 goles anotados por tan solo cuatro recibidos son solo algunos de los sobresalientes números con los que la selección italiana alcanzará el torneo continental del próximo junio.

Nunca Italia había acabado una fase de clasificación con el pleno de victorias y nunca había encadenado once triunfos consecutivos. De hecho, además de la fase de grupos inmaculada, también doblegó a Estados Unidos en amistoso.

Y eso que el conjunto «azzurro» empezó su camino con unas prestaciones positivas a nivel de juego, pero con poca brillantez bajo puerta. Sin embargo, poco a poco al juego se sumó la contundencia ofensiva.

Una mejoría que llegó a su cumbre este lunes en el estadio Renzo Barbera de Palermo, en el que Italia logró la segunda mejor goleada de su historia gracias al contundente 9-1 endosado a la modesta Armenia.

Solo en los Juegos Olímpicos de 1948, con un 9-0 contra Estados Unidos, Italia había marcado más goles en partido oficial que este lunes. También se registró un 10-0 logrado siempre contra Estados Unidos en 1975, aunque en ese caso se trataba de un compromiso no oficial.

Los dobletes de Ciro Immobile y de Zaniolo, unidos a los tantos de Federico Chiesa, Barella, Jorginho, Alessio Romagnoli y Riccardo Orsolini llenaron de ilusión a una Italia que debe ahora dar continuidad a sus prestaciones también contra rivales de nivel superior.

Y en esta misma dirección, el presidente de la FIGC, Gabriele Gravina, anunció este lunes tras el 9-1 a Armenia que trabajará para organizar unos amistosos de alta exigencia en el camino hacia la Eurocopa, en la que Italia busca volver a tutear a las grandes selecciones de Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog