13 de diciembre de 2019
13.12.2019
La Opinión de Málaga
La libreta del duque de chantada

Brandon Davies: Un jugador especial

13.12.2019 | 05:00

Linda Kathleen Davies era un mujer soltera, de religión mormona, que vivía en el estado de Utah que decidió formar una familia. Y eligió hacerlo mediante la adopción. Primero llegaron a Provo un niño (Shawn) y una niña (Heather), ambos de ascendencia india. Más tarde Kathleen decidió adoptar a otro niño (Stephen) que enfermó y acabó falleciendo. Fue un duro golpe pero lejos de hundirse pensó que la familia no estaba completa y decidió viajar a Philadelphia para adoptar a su tercer hijo. Hijo de una adolescente de 16 años, Brandon, nacía en la ciudad del amor eterno e inmediatamente volaba con su madre y hermanos al estado de los mormones, donde fue criado como miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Los inicios de Brandon en el baloncesto no fueron fáciles a pesar de su envergadura y hubo momentos en los que estuvo a punto de tirar la toalla y pasarse al football para buscar un futuro en la NFL pero una vez más su madre apareció al rescate del pequeño Brandon para que mantuviera la calma y siguiera su camino. Después de destacar de Provo HS llegaba la hora de elegir universidad y a pesar de las muchas ofertas no tuvo dudas. Brigham Young, a sólo 5 minutos de su casa, era la elegida. En BYU coincidió con Jimmer Fredette, el máximo anotador de la NCAA y catalogado como uno de los mejores jugadores del país. Eran el tercer mejor equipo del país y parecían un serio candidato al titulo universitario pero el 1 de marzo de 2011, BYU anunció la suspensión de Brandon Davies por 1 año «por incumplir el código de honor de la universidad». El delito: mantener relaciones prematrimoniales con su novia. Un código que todos los estudiantes deben firmar para poder ingresar en la institución.

Este código de honor, según recoge John Branch en el New York Times: «Prohíbe el alcohol, té, café y el tabaco. Mantiene pautas muy precisas en cuanto a vestimenta, aseo, castidad y lenguaje, además de prohibir el juego, el visionado de material pornográfico y el comportamiento homosexual». Una normativa que se aplica a los casi 35.000 estudiantes del campus sean mormones o no. Más del 98% lo son. La noticia fue un bombazo en Estados Unidos por muchos motivos. Dejaba a Fredette huérfano y BYU sin apenas opciones de titulo. Hubo muchos que criticaron a la Universidad por racismo, al considerar que muchos alumnos se saltaban las normas y sólo se sancionaba a Davies por su color de piel. Brandon reconoció los hechos, pidió disculpas y esperó a la siguiente temporada para volver a jugar con su universidad ajeno a todas las polémicas.

Hace unos meses, en el mes de mayo, todos le daban como nuevo jugador del Real Madrid. Era el elegido para sustituir a Gustavo Ayón. Sobre eso se escribieron muchos artículos en Madrid y Barcelona pero a principios de junio el Barcelona anunció su fichaje. Era la primera piedra del mega proyecto blaugrana que después recibiría a Nikola Mirotic, Cory Higgins, Malcolm Delaney y Abrines. Un equipo demoledor hecho para ganar y acabar con el monopolio que en los últimos años ha ejercido con mano dura el Real Madrid de Pablo Laso. El Unicaja, después de la estelar actuación ante el Oldenburg, pondrá a prueba en el Palau Blaugrana la duración del «Efecto Brizuela». El partido es muy complicado pero el momento no parece malo. El Barcelona afrontará la próxima semana jornada doble en la Euroliga, su gran objetivo del año, y eso puede «distraerles» un poco, mientras los verdes celebran su liderato en el grupo D de la Eurocup. Suerte€

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog