22 de enero de 2020
22.01.2020
Tribuna

Ejercicio y memoria

Si hacemos ejercicio nuestros huesos segregarán osteocalcina y ésta hormona previene la pérdida de memoria que se observa a medida que envejecemos

22.01.2020 | 05:00

No es frecuente que un premio Nobel pronuncie una conferencia a los 91 años, ni siquiera que llegue a dicha edad, y menos que siga trabajando en activo y menos frecuente todavía que sea psiquiatra. Eric Kandel recibió el premio Nobel en el año 2000 por sus trabajos sobre los mecanismos neurofisiológicos de la memoria.

Precisamente el tema de la memoria es el que centró su intervención, como conferencia de clausura del Exeltis Day en Madrid, ante los 350 privilegiados psiquiatras y neurólogos que pudimos asistir a su maravillosa charla. Lo realmente increíble no es sin embargo la portentosa capacidad para su edad que mostró el Nobel. Lo sorprendente es que en sus últimas investigaciones ha conseguido demostrar que la pérdida de memoria relacionada con la edad difiere de forma significativa de la que aparece en la enfermedad de Alzheimer.

Para explicarlo brevemente, la pérdida de memoria relacionada con la edad tiene que ver con el efecto que tiene la osteocalcina, que es una hormona que se segrega en el hueso como consecuencia del ejercicio. La osteocalcina activa una secuencia de acontecimientos a nivel cerebral que aumenta la expresión del BDNF (un factor neurotrófico que provoca la generación y supervivencia de nuevas neuronas en el hipocampo), y de otra proteína, la GPR158, siendo ambos (BDNF y GPR158) fundamentales en la consolidación de la memoria. La vía de la osteocalcina en el giro dentado del hipocampo, permite recuperar la pérdida de memoria relacionada con la edad.

En pocas palabras, si hacemos ejercicio nuestros huesos segregarán osteocalcina y ésta hormona previene la pérdida de memoria que se observa a medida que envejecemos. Entre las muchas preguntas que se le hicieron al final de la conferencia, hubo una que suscitó la risa de los asistentes, pero todos quedamos sorprendidos por su inusitada respuesta: «Cuantas millas camina Ud. cada día?». Kandel respondió que unas 100 millas cada mes, lo que traducido a kilómetros promedio diarios es unos 5,36 kilómetros cada día, lo que a su ágil paso calculé sería en torno a una hora diaria de paseo.

La amplia sonrisa que mostró mientras contestaba la pregunta, demostraba que la respuesta era cierta. Y si bien, como también nos contó, no existe todavía un tratamiento o vacuna contra la enfermedad de Alzheimer, al menos hay un sistema eficaz para prevenir la pérdida de memoria relacionada con la edad y quizás para retrasar la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa: caminar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog