08 de agosto de 2020
08.08.2020
La Opinión de Málaga
Memorias en blanco y negro

Creación de la Copa de Europa: Gabriel Hanot

Siempre será recordado en la historia del fútbol por su intervención para que se consiguiera el profesionalismo en el país galo y por ser, años más tarde de la creación de la Copa de Europa

08.08.2020 | 05:00
Creación de la Copa de Europa: Gabriel Hanot

El periodista Gabriel Hanot, asistente al encuentro enviado por parte de L'Equipe, leyó incrédulo los halagos desproporcionados en la prensa inglesa. No dio crédito a que se considerara al Wolverhampton Wanderers como el mejor de todos por haber ganado dos amistosos, por muy potentes que fueran sus rivales, y sin haber tenido la posibilidad de volver a enfrentarse en sus respectivos países. Con una actitud más cauta y sensata, Hanot comentó que era mejor esperar hasta que los «Wolves» viajaran a Moscú y Budapest respectivamente, para entonces, en función de lo que allí ocurriera, proclamar su invencibilidad.

Rápidamente se puso en contacto con sus compañeros del rotativo Jacques Ferran y Jacques de Ryswick para mostrarles, con gran estupor, lo que en las islas británicas se andaba publicando. En aquellos momentos y después de rondar la idea durante algún tiempo por su cabeza, Hanot les manifestó con rotundidad que había que poner en marcha una competición a nivel mundial o europeo, que reuniese a los grandes equipos y así deliberar quién realmente pudiese tener el grandísimo honor de ser tratado como gran campeón y ser llamado «El mejor equipo del Mundo».

Hanot no únicamente tuvo relación con el fútbol de forma periodística, sino que fue jugador, entre 1907 y 1919 en el GN Sporting Club, Munster, Tourcoing y en el AS Francilienne, además de ser internacional con Francia en doce ocasiones.

Siempre será recordado en la historia del fútbol por su intervención para que se consiguiera el profesionalismo en el país galo y por ser, años más tarde de la creación de la Copa de Europa, el precursor del Balón de Oro. Al ser una importante figura, sus comentarios y artículos siempre tenían gran repercusión en su sección del L'Equipe, como el que publicó, expresando su opinión, sobre todo el revuelo que había sobre si los «Wolves» eran, o no, el mejor equipo. Así de rotundo se mostró en su titular€

«No, WOLVERHAMPTON todavía no es «el club campeón del mundo».

Pero lejos de dar por zanjado el asunto y apoyado por Jacques Goddet, director del L'Equipe, el rotativo publicó por primera vez la fascinante idea de realizar un campeonato europeo de clubes asegurando que: «cuya realización sería más sensacional que la de un campeonato europeo a nivel de naciones».

Un segundo artículo, en esta ocasión escrito por Jacques de Ryswick el 16 de diciembre de 1954, confirmaba que lo tramado por la cabeza de Hanot y apoyado por su propio director no quedaría en una mera ilusión, por lo que desde aquellos momentos y a través de sus páginas, se procedía al llamamiento de todos los grandes clubes europeos para que se unieran al proyecto.

En aquella publicación y como idea inicial, se propuso un formato de liga en el que unos catorce o dieciséis equipos se enfrentasen entre sí a ida y vuelta, sin que necesariamente, en un principio tuviesen que ser campeones en sus respectivos países, sino que la intervención en dicho campeonato podía ser perfectamente valorando la popularidad y prestigio de los equipos tanto en sus propios países como fuera de sus fronteras.

Además el texto indicaría que para no afectar a las competiciones nacionales, los partidos se disputarían entre semana y con horario nocturno para que los trabajadores que quisieran asistir a los encuentros no tuviesen problemas, siendo considerados como parte esencial del espectáculo al llenar de colorido las gradas.

La Federación Española de Fútbol y el Real Madrid, cuyo presidente, Santiago Bernabéu, fascinándole la idea desde un principio, fueron grandes valedores para que el proyecto se llevase a cabo. Juan Touzón Jurjo, antiguo presidente del Atlético de Madrid y que en menos de un año antes fue elegido presidente de la RFEF, respondió al L'Equipe en enero de 1955€

«Este proyecto nos atrae enormemente, tanto a mí como a mi amigo Santiago Bernabéu, y con gran entusiasmo estamos dispuestos a recibir en el Estadio Madridista, con capacidad para más de 100.000 espectadores, a todos los mejores equipos de Europa».

La idea también fue compartida con el FC Barcelona, pero en aquellos momentos su presidente, el Sr. Miró-Sans, la descartó por considerarla que no iba a llegar muy lejos€

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog