21 de septiembre de 2020
21.09.2020
La Opinión de Málaga
El desliz

Un escote muy amplio

A una joven no la dejaron entrar en el Museo de Orsay y lo explicó en una larga carta en las redes. Demasiado celo museístico

21.09.2020 | 05:00
Un escote muy amplio

La semana pasada, una joven publicó una larga carta en las redes sociales para denunciar que el museo de Orsay le negó el acceso por llevar un vestido con un escote muy pronunciado. Constato que no hemos avanzado mucho desde que en mitad de los ochenta me obligaron a cubrirme los hombros para visitar la iglesia de un pequeño pueblo de Segovia, aunque no me esperaba un comportamiento tan paleto de un centro artístico público de la sofisticada capital de la república de Francia.

La lluvia de reproches que ha caído sobre la pinacoteca parisina le ha obligado a pedir perdón a la ciudadana que, como yo hace cuarenta años, transigió y se puso una chaqueta para lograr un acceso rápido al éxtasis cultural.

La cosa es que los empleados de la puerta le miraron descaradamente las tetas a una visitante y consideraron que no eran aptas para recorrer la antigua estación de tren reconvertida en templo de la creatividad, pese a que en su magnífica colección de finales del siglo XIX y principios del XX incluye piezas como El origen del mundo de Gustave Courbet (el famoso primerísimo plano de una vagina) o Almuerzo sobre la hierba de Manet (con una de las comensales en pelota picada). Avergonzar a las mujeres por su físico sigue siendo muy fácil, pero ya no sale gratis. El museo de Orsay se ha llevado un buen reproche público, con protesta de las Femen con sus torsos desnudos incluida y una campaña de fotos de escotes magníficos y minifaldas a la que se sumó hasta una ministra.

No están los museos en condiciones de maltratar de esa manera a su público, en un momento como éste en que nos lo pensamos mucho antes de meternos en un espacio cerrado con desconocidos. Que te sitúes en una cola a dos metros del último, con tu mascarilla y las manos embadurnadas de gel desinfectante y te veten el paso por la exuberancia de tu canalillo tiene tela, aunque los vigilantes de Orsay consideren que a tu vestido le falta. A algunos se les está dando tan bien asfixiar al prójimo con normas sanitarias, que lo mismo le están poniendo alguna de su cosecha, y un exceso de celo. En ocasiones no se enfoca la mirada a donde se debe.

En algunas capitales, verbigracia, se han aprobado una serie de restricciones a la vida cotidiana de los habitantes de los barrios más humildes, y tradicionalmente olvidados por los consistorios independientemente de su signo político. Los más poblados y que menos inversiones y cuidado han recibido durante décadas.

Se piensa contener el virus recortando horarios en la práctica deportiva, prohibiendo el uso de espacios infantiles, con toque de queda. Y con la amenaza de multas.

Nada de repartir mascarillas gratis, que son obligatorias por ley pero no todo el mundo puede pagar. Nada de aumentar las frecuencias de los autobuses, pese a que la demanda es muy alta en zonas no precisamente consagradas al teletrabajo. Ninguna solución a las viviendas compartidas por varias familias por pura necesidad.

Nada en positivo. Ni una buena mirada para estos barrios. Con brotes gravísimos en geriátricos y en hospitales públicos que dependen en exclusiva de su gestión, ciudadanos que no consiguen que el médico se ponga al teléfono, y centros educativos al límite porque no se han contratado al número de profesores que serían suficientes, me pregunto si las autoridades políticas están enfocando el problema como toca y donde toca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog