07 de octubre de 2020
07.10.2020
La Opinión de Málaga
Artículos de broma

Ni magnate ni presidente

07.10.2020 | 05:00
Ni magnate ni presidente

Donald Trump llegó a la presidencia de los EE.UU. siendo un magnate. Luce todos los símbolos externos de los hombres de negocios con grandes fortunas: una lista de empresas, una legión de empleados, un rascacielos con su nombre, una mujer más joven vestida carísima, unos modales ostentosos y un comportamiento arbitrario para que su voluntad se acepte hasta el capricho. Como magnate tuvo un exitoso reality-show, pero cuando alguien presenta un reality-show es un presentador de reality-show.

Contra tanta representación "The New York Times" publica que al llegar a la Casa Blanca Trump pagó 750 dólares por la declaración de la renta, lo que hace sospechar que los negocios van mal y que está siendo un magnate sin ser un millonario. Trump es un magnate hacia fuera porque hacia dentro debería centrarse en tener los millones de dólares necesarios para ser considerado como tal.

Como presidente de Estados Unidos Trump se comporta igual: representa el poder con una combinación de capricho y fuerza, que es más útil para ser presidente de Estados Unidos que de los estadounidenses. En el covid-19 se nota mucho que es más presidente hacia fuera que hacia dentro y que valora más representar la fuerza que ejercer el poder centrándose en los estadounidenses que le hacen ser presidente, como los dólares le hicieron ser magnate.

El covid-19 es un ataque mortal a la población en territorio estadounidense que encaja, para lo preventivo, con el discurso antiterrorista de los inquilinos de la Casa Blanca desde el 11S de 2001 y sólo precisaría de una adaptación de lo militar a lo sanitario. Hay un inconveniente: un presidente de Estados Unidos tiene unas fuerzas de seguridad muy superiores a las sanitarias, pero lo que hace Trump es minusvalorar las víctimas y los daños, las causas, la prevención de riesgos, la protección de la población y la persecución del enemigo.

Cuando sea, Trump va a salir de la Casa Blanca sin haber sido presidente de la misma manera que dejará de ser magnate sin haber sido millonario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog