14 de octubre de 2020
14.10.2020
La Opinión de Málaga
Pasando la cadena

Del pellizco a la gatera

14.10.2020 | 05:00
Del pellizco a la gatera

Trallazo de luz!, versificaba con su voz enronquecida el gran dramaturgo y poeta murciano Lorenzo Fernández Carranza refiriéndose a su Cehegín del alma. Ceheginero a gala, mi tristemente desaparecido amigo hacía bueno el poema If de Kipling porque jamás perdió la dignidad ante el éxito -ganador del Lope de Vega de teatro en 1980 con Los despojos del invicto señor y finalista tres años antes con Años de ceniza, cuando lo ganó Fernando Fernán Gómez con sus bicicletas para el verano-ni ante la precariedad de su famélica y sempiterna bohemia militante. Murió como vivió; pobre, humilde, soñador y altanero, sin embargo, cuando de defender el arte, la amistad y la honradez intelectual se tratara. Siempre recuerdo su figura y su voz de trueno cuando algo me pellizca poderosamente y siento un trallazo en las entrañas.

Descubrí la enorme transformación de Adama Traoré en la pasada Europa League, cuando hizo un jugadón con su Wolverhampton desde el medio campo por el centro para conseguir un gol de bandera yéndose en velocidad por potencia y cambio de ritmo de varios rivales. Y sentí tal pellizco que investigué hasta no comprender cómo un futbolista así no estaba en un grande español y se le había escapado al Barça años antes. Y tampoco entendí cómo no era titular indiscutible de nuestra selección nacional. Meses después, Luis Enrique se atrevió a ponerlo e imagino el trallazo de luz que sentirían quienes no lo conocieran. Un pellizco alegre en las entretelas futboleras porque hace mucho que se han perdido los antiguos extremos que se iban por potencia y velocidad para poner balones de gol a sus compañeros. Fútbol sencillo y de verdad. Fútbol del bueno al margen de gustos, tácticas y disquisiciones técnicas. Fútbol que nos pone a todos de acuerdo, como el sabor auténtico del marisco fresco bien cocido o el buen vino, que decía otro ilustre a quien recuerdo más cada día cuando saboreo el fútbol bueno como expresión artística; el tan inigualable como irrepetible maestro Juan Ignacio de Ibarra.

Así de clara es la autenticidad en el fútbol, como también lo es en la vida misma. Luego vendrán los matices, las opiniones y el tiempo de cocción de cada jugador o de cada cosa, pero lo que nadie discute es el trallazo de luz que han supuesto el español de origen malí y el juvenil Ansu Fati, también con raíces africanas, para los aficionados españoles. Y cuando los veo recuerdo a aquella selección francesa de Tigana y Platiní que fue campeona de Europa en 1984 con más de medio equipo compuesto por jugadores de color. Una de las ventajas de la integración racial en cualquiera de nuestras sociedades occidentales, como sucede desde siempre en el deporte de EEUU. Algo que inevitablemente vivimos en España y que ojalá nos sirva para bien y no para todos esos males apocalípticos que tantas veces nos anuncian algunos y que a veces tendemos a asumir por la problemática que también acarrea. Adama y Ansu podrían ser ejemplos para unos y otros; también en lo personal, porque rezuman sencillez y humildad en el triunfo. Ejemplos de que la convivencia es posible desde el respeto y el esfuerzo, pero también desde la comprensión, la generosidad y la esperanza.

Y llegamos a las gateras, esas vías de escape para usar en la indignidad. El sábado me preguntaron en Cartagena cuándo empezaba a jugar mi equipo. Se referían al Real Murcia, claro. Y en ese momento sentí otro pellizco, pero de humillación. Y no por quien me requería, que además de buena gente goza de mi cariño y es sentimiento recíproco, sino porque no encontré respuesta adecuada a lo que realmente sentía.

En décimas de segundo di un paseo por la historia y mi confusión fue mayor. ¿Empezar a jugar? ¿A jugar como cuando subió de Tercera a Primera en dos años? ¿Como cuando permaneció varias temporadas en Primera? ¿Como cuando a fuerza de ser campeón sigue siendo el rey de Segunda? ¿O como cuando subimos a Segunda siendo campeones de todo con un grupo de amigos en la directiva, o qué?

Y la realidad se impuso a los recuerdos e incluso a los sueños. Mi amigo se refería a esta próxima y seguramente aciaga temporada, en la que permanecer en Segunda B sería un éxito.

Al final veremos quién o quiénes tienen que coger la gatera. Y no será por falta de advertencias y ocasiones. Una verdadera pena. Un drama.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog