Atender a la publicidad audiovisual no es lo que era. En televisión hay varias plataformas desiertas de spots y decenas de canales a los que huir de los stops de 7 minutos de anuncios. Internet es un hípico hacia la información o la diversión en el que no hace falta ser un gran jinete para saltar en 5 segundos cualquier anuncio. Dicho esto, ¿es cosa mía o el coronavirus arrasó con los anuncios de colonias que en navidad excitan a los adultos como los de juguetes alteraban a los críos? No es fácil estar seguro. Los comerciales de perfume no son los más recordados, porque son fragancias audiovisuales y se evaporan en seguida. Tiene mucho que ver su narrativa surrealista, que las acerca a los sueños que tan pronto se olvidan, y a las fantasías sexuales, que lo deseable es que nos crucen como rayos sin quemarnos ni persistir. Sólo recordamos los costumbristas: una motorista con cremallera que buscaba a Jacq's y no para denunciarle y una chica llamada Farala que consiguió trabajo y era «así».

El año tampoco favorece los alcoholes olorosos. Una secuela sorprendente del Covid 19 es la pérdida de olfato, la anosmia que antes de la pandemia no sabíamos qué significaba. ¿Hay anosmia publicitaria y queda poco más que el dorado paseo de Charlize Theron, la patológica inestabilidad emocional de Miss Dior y una colonia masculina para un músico tatuado que, por primera vez, parece dar un mensaje funcional como producto útil para dejar de oler mal?

Como usuarios no sabemos qué hacer con las colonias. El teletrabajo no las favorece, viajamos solos en el ascensor y la reducción de las relaciones sociales es directamente proporcional a la reducción de usos del vaporizador. Por su naturaleza, el producto es invisible y en su publicidad audiovisual, inodoro, de ahí esos frascos lujosos, esas cajas con dorados y esos deseos de lujo y lujuria asociados. ¿Ha hecho algo el sector para ponerse al día? ¿Ha creado nuevas ocasiones de ir perfumado o intensificando las fragancias para que superen la doble barrera olfativa de los dos metros de separación y la mascarilla?