El anfitrión de esta bodeguilla imaginaria ha dado la orden para que en la reunión se den cita el máximo de cuatro personas permitidas: ‘Paco el patriota’, ‘El pensador’, ‘El camionero’ y él mismo, dispuesto a romper el hielo. «Hay mucho de lo que hablar, de repente al PP y Ciudadanos le crecen todavía más sus problemas de tal forma que los ‘populares’ se van de la calle Génova y hasta se vuelve a hablar de una fusión entre ambos con el alcalde Francisco de la Torre encendiendo la mecha; en vez de unas elecciones, los comicios catalanes han parecido un ajuste de cuentas», asegura ‘El tabernero’.

Aunque le duela la afrenta interna del aparato nacional de Ferraz contra su tan admirada Susana Díaz, ‘El pensador’ celebra los daños colaterales del ‘14-F’ y hasta bendice ‘el efecto Illa’: «Más allá de que Santiago Abascal se haya venido arriba y amenace con ‘comerse’ al PP en toda España, me llama la atención la situación que genera en Andalucía el resultado catalán; en los últimos tiempos Juanma Moreno, Elías Bendodo y Juan Marín ya se veían obligados a dormir con un ojo abierto porque -cada par de semanas- Vox amenaza con romper el apoyo parlamentario que les presta como calzador imprescindible del cacareado Gobierno del cambio; esto ha ido todavía a más, cada vez está más claro que en 2022 el PP se vería abocado a pactar con Vox e incluso unas elecciones anticipadas resultarían muy peligrosas para ellos con lo denostados que andan los dos partidos que gobiernan nuestra comunidad ahora mismo, el bumerán se ha vuelto contra ellos después de que llegaran a vacilar con aquello de que adelantar los comicios andaluces podría servir para que Susana Díaz se estrellara y al PSOE andaluz no le diera tiempo a articular una candidatura renovada y alternativa».

Tras escucharlo, ‘Paco el patriota’ no se muerde la lengua y censura sus argumentos: «Hasta el ‘sorpasso’ de Vox le cuadra a Pedro Sánchez en el movimiento de ajedrez que hizo al enviar al exministro de Sanidad Salvador Illa a las elecciones catalanas, ya no nos pueden quedar dudas de que el presidente del Gobierno priorizó la política sobre la gestión de la pandemia, no le importó en su momento la feroz crisis sanitaria y ahora ha vuelto a usar la subida de la ultraderecha como otra de las aristas de su estrategia; ya lo hizo con la repetición de las elecciones generales en noviembre de 2019 y de nuevo lo ha repetido, no escatima nada y hasta afila su instinto maquiavélico para erosionar todo lo que puede al PP y a Ciudadanos: Pedro Sánchez es un caníbal y tanta avaricia se volverá algún día contra él».

Para ampliar aún más el radio de la onda expansiva de las urnas catalanas, irrumpe de repente en la conversación ‘El camionero’. A su juicio, esta nueva debacle electoral de Ciudadanos «confirma que el partido naranja está en Andalucía fragmentado literalmente en dos». «A los partidarios de Juan Marín les ha faltado tiempo para salir a pedirle responsabilidades a Inés Arrimadas y, en cambio, quienes se beneficiaron de la profunda renovación territorial que degradó a tantos ‘marinistas’ han enmudecido», añade ‘El camionero’ con un mensaje muy claro. Lo hace, como de costumbre, para condimentar con una salsa sabrosa la tertulia e insistir en su teoría de que «la sombra de Albert Rivera es mucho más alargada de lo que parece y de lo que él mismo dice». No se cansa de repetirlo.