En el PSOE andaluz, más que las espadas en alto están en alto las mochilas. Las maletas. Los bártulos de viaje. Susana Díaz pero ahora también Juan Espadas, alcalde de Sevilla, se han cogido el petate, carretera y manta y hala a viajar. De esta van a conocer Andalucía. Si hoy es viernes, esto es Sanlúcar. Espadas estuvo en Jaén el otro día, la poderosa federación socialista de Jaén, y se hizo una más que simbólica e icónica foto con Francisco Reyes, secretario general de los socialistas de esa provincia y presidente de la Diputación. Reyes fue pionero en pedir adelanto de primarias, la tesis de Espadas. Mostraron su apoyo implícito, bueno, explícito, a Espadas la dirigente Ángeles Ferriz y también el que primero se postuló, formato liebre, a competir contra Susana Díaz, el diputado Felipe Sicilia. Además, Julio Millán, alcalde de Jaén, dijo que Juan Espadas sería un magnífico candidato a la Junta de Andalucía.

Esto es un no parar. Correcaminos, bip, bip. Falta por determinar quién hará de Coyote. Espadas y Díaz van a conocer mejor las ventas de carretera que Javier Arenas, máster máximo en el asunto, prescriptor mejor en su época de donde las migas o el boquerón, las sardinas, salmorejo, los montaditos o la urta. Sin desdeñar los potajes de vigilia o el arroz con conejo. Tras Jaén, Espadas mantuvo discretos encuentros con alcaldes, no quiere que se sepa mucho, en otra provincia andaluza y Susana Díaz sigue programando viajes. Como en cada parada le meten el micrófono los medios, para no decir que lo que está es recabando apoyos de militantes del PSOE, o sea en campaña de primarias, va y dice algo contra el Gobierno de la Junta. Y así, de paso, y casi sin querer está haciendo una oposición al PP que si la hubiera hecho así, cada día, hace tiempo, tal vez hubiese estado menos discutida.

Quemando rueda van hacia el choque final, sin que la locomotora de Ferraz descarte una última embestida contra Susana Díaz para sacarla de la carrera. Gente viajera. La muda en el capó. La una sin complejos, el otro aún celebrando determinadas reuniones con cierto secretismo. El que gane debería nombrar al otro responsable de turismo en la ejecutiva regional. Espadas, alcalde de Andalucía. Susana Díaz pasando revista a las tropas, pudiendo estar haciéndolo realmente si hubiera aceptado el Ministerio de Defensa. Le pone más poner firme a un militante que a un general.