MÁS LEJOS DE LA PAZ

Hamás necesitaba un pretexto para reabrir la herida en Palestina y dotarse de una supuesta legitimidad que después de 15 años es cada vez menor entre la población de Gaza, que tiene hambre y sed de futuro. Y la ha encontrado en la expulsión de los palestinos del barrio de Shaikh Jarrah, en Jerusalén. En principio Netanyahu y Hamás reforzados, después se ha visto que no. Los israelíes y los palestinos más lejos de la paz.

Pedro García. Málaga