A`Waczynski nadie tiene que explicarle cómo es el deporte profesional. Lo ha vivido desde pequeño en su casa. Su abuelo Szczepan es uno de los grandes referentes del baloncesto polaco. Fue jugador, árbitro, entrenador, directivo de la liga polaca y hasta llegó a fundar un equipo para que sus 4 nietos pudieran jugar. Szczepan no era sólo un hombre de baloncesto, también era físico especializado en tecnología electrónica. Su padre Wiltold también fue jugador de baloncesto y a su retirada se dedicó a la política en la cuna de los Waczynski, la localidad de Torum. Su hermano Wiltold también jugó al baloncesto y su mujer Natalia fue una buena jugadora del deporte de la canasta. Su suegro, Pawel Niewrzawa, es una personalidad del balonmano polaco. Ha sido jugador y entrenador, y su cuñado Andrej también es profesional del balonmano.

El deporte profesional tiene estas cosas. En el verano de 2019 el Unicaja era más propenso a quedarse en su plantilla con Sasu Salin y dejar marchar a Adam. Pero el finlandés acababa contrato y acabó saliendo del club. Este verano, seguramente se hubiera preferido la marcha de Axel Bouteille, pero el francés tenía contrato en vigor y el polaco no. Es el deporte profesional.

Ayer se confirmó que el alero polaco jugará la próxima temporada en el Casademont Zaragoza con un contrato temporal, prorrogable hasta final de esta inminente temporada 2021/2022. Pero dolía estas semanas atrás ver al bueno de Waczynski entrenando en solitario en las instalaciones del CB El Palo.

Adam ha estado perfectamente integrado en la ciudad de Málaga con su familia y todo el mundo destaca su gran calidad humana. Después de 5 años en la ciudad ha dejado huella, y prueba de ello es la reciente distinción que le ha hecho la Euroliga. Waczynski ha sido elegido mejor embajador del proyecto One Team por su labor los últimos 3 años con la asociación Down Málaga. Es el primer jugador que recibe este galardón. «Estoy muy emocionado. Puedo ver como han evolucionado, no solo en el baloncesto sino también en los valores de la vida. Para mí ayudar a estos chicos es algo que llevo en mi sangre y mi corazón» decía al recibir el premio. Todavía no se ha ido a Zaragoza y ya le echamos de menos.

En el aspecto deportivo, ¿realmente no había un lugar para Adam en la actual plantilla del Unicaja? Pues no lo sé, pero a lo largo de la temporada podemos echarle de menos. Un jugador que se entrega al 100% en las dos zonas, que hace equipo, que tiene calidad, que puede aportar en puntos y rebotes, y que además es un profesional que acepta el rol que el equipo le asigna sin dar problemas debería poder estar en este equipo. La situación económica es la que es pero…

Los deberes si llegan las lesiones serán para Juanma Rodríguez y estoy seguro que sabrá resolverlos. La situación actual es heredada por la actual directiva, pero lo que si me gustaría es que el verano que viene las salidas de los jugadores no dependieran de si tienen contrato en vigor o no, sobre todo porque acaban Jaime Fernández, Francis Alonso o Rubén Guerrero entre otros.

Al base madrileño le escuchamos en Radio Marca Málaga y dejó varios mensajes para el optimismo. Habló de la buena integración del pívot Micheal Eric, con el que dijo tener ya una buena conexión en la cancha, y al que alabó por el trabajo que está realizando ya con los pivots más jóvenes, Nzosa o Rubén, en los entrenamientos. y lo que más me gusto a mí fue una frase: «somos un grupo muy bueno de jugadores españoles en la edad ideal para rendir». Si las lesiones nos respetan creo que este año nos vamos a divertir. Suerte… y poneros la mascarilla.