Los ayuntamientos se quejan del agujero económico que les va a suponer la anulación por el Constitucional del impuesto de plusvalías. Para agujero, el que nos producía en el bolsillo a nosotros. Miles de euros cuando heredas una casa que tus padres compraron con mucho esfuerzo. Por ejemplo. Eso después de crujirte con el IBI. Cada año. Los que más se quejan son los alcaldes del PP, como el de Málaga, que en realidad ya llevaba en su programa electoral una bajada de impuestos. El PP ha hablado siempre de infierno fiscal en Andalucía y está suprimiendo todos los impuestos que puede. Hace bien: es su programa y lo está cumpliendo, pero es incoherente que miembros de su partido se quejen entonces. El que tenía mala fama era el impuesto de sucesiones, que en realidad pagaban cuatro y el del tambor si heredaban un macro casoplón, sin embargo, el injusto era el de plusvalías, exagerado y redundante, desaforado, hiriente. Los alcaldes se quejan de que no tienen una financiación adecuada pero se dan el pisto diciendo que bajan tributos. Los alcaldes, los ayuntamientos, necesitan una mejor y mayor financiación, eso es cierto, pero no puede ser a base de impuestos ilegales, así lo dictamina el Constitucional. Aligerar el gasto en algunas partidas municipales tampoco estaría mal, que el déficit no viene precisamente de construir guarderías públicas, parques o viviendas de protección. A uno le interesan los servicios públicos fuertes y eficaces, como la sanidad y la educación y eso hay que financiarlo y eso ha de pagarse con gusto. Otra cosa es mantener ayuntamientos de villorrios con trescientos empleados. Plusvalías: si es compraventa, es el vendedor quien debe pagar este impuesto. Si es una donación, sin embargo, es quien recibe este inmueble el que debe abonar. Recordemos que el PP es contrario a cualquier impuesto de donaciones. Si es una herencia es quien la recibe el que debe abonarla. Va a ser que no. No nos alegramos de que eliminen impuestos, sí de que eliminen ese afán recaudategui. Otro día hablamos de la grúa y las multas.