El constante auge del football en nuestro país, reforzado más si cabe por el apoyo de la monarquía, llevaría a la concesión del título de Real a muchos de los clubes de todo el país, de entre los cuales cabe a destacar el concedido en 1908 al Club Deportivo de la Sala Calvet y Sociedad Deportiva Club Coruña, primer equipo en solicitar dicha distinción por lo que, concedida ese mismo año, pasó a denominarse Real Club Coruña. Más tarde, en 1910, sería otorgado a la Real Sociedad de San Sebastián, luego vendría el Real Vigo Football Club en 1911, el Real Club Deportivo Español de Barcelona en 1912 y el Real Racing Club de Irún en 1913, entre otros.

Respecto al Madrid Football Club, solicitó tan honrosa distinción el 16 de junio de 1920, —cuya respuesta saldría de Palacio a través de un escrito de la Mayordomía Mayor de S.M., al Madrid Football Club, el 29 de junio de 1920— y se conserva aún a día de hoy en el Archivo General de Palacio, creado por Fernando VII en 1814, y donde se custodian los documentos relativos a la concesión del Título Real a los clubes, incluyendo el de la propia Real Federación Española de Fútbol, entre otras muchas. El contenido del escrito del otorgamiento dice así:

«S.M. El Rey (q.D.g.) concedió, el día 16 del corriente, a petición del Excmo. Sr. Capitán General y por conducto del vicepresidente de la Junta Central Militar de Balompié, el Sr. Comandante, don Eduardo Suárez Souza, el título de REAL a la Sociedad «Madrid Football Club», por las facilidades y atenciones que el citado Club tuvo con la dicha Junta Central y con los equipos militares que tomaron parte en el Campeonato Militar de España.

El presidente del «Madrid Football Club», es: Don Pedro Parages Diego-Madrazo.

Domicilio actual del Club: Calle de O´Donnell, nº31, campo de deportes, Madrid a 22 de junio 1920.»

El expediente del ya «Real Madrid Club de Fútbol», fue registrado el 29 de junio y su contenido se conserva a día de hoy en la Caja 8820 con el número de expediente 44.

Una vez que el monarca Alfonso XIII le otorgó el título de Real el 29 de junio de 1920, el equipo se desplazó —luciendo ya orgulloso la nueva denominación— a finales de año a tierras italianas para hacer una gira de encuentros. El balance total fue de más penas que gloria, tal como describe el ‘Madrid Sport’ del 12 de enero de 1921:

El Real Madrid ya ha regresado de Italia y su excursión no ha sido muy gloriosa que digamos. Una victoria entre todos los partidos jugados y todo lo demás derrota tras derrota. No hemos sido nunca partidarios de este viaje, pues suponíamos desde el primer momento lo que iba a suceder; conocemos de sobra al Madrid; no es que su equipo sea mejor ni peor que otro, pero sí sabemos que sólo sirve para jugar en casa y nunca ante un público extraño. Además, el plan de la excursión no era otro que el pasar las pascuas lo más alegres posibles importando un ápice los resultados deportivos.

En los siguientes cinco años, el conjunto blanco viajó a Inglaterra (fue el primer club español en hacerlo en 1925), Dinamarca y Francia, pero la gira que le hizo ser conocido lejos de Europa fue la que realizó en varios países americanos (Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Cuba, México y Estados Unidos) entre finales de julio y septiembre de 1927. Fue precisamente por esta época, días antes de que los componentes del Real Madrid —en plena celebración del veinticinco aniversario— prepararan las maletas para irse al continente americano, cuando nació el primer precedente serio de lo que años después sería la Copa de Europa.