Faltan justo 12 meses. El tercer lunes de noviembre de 2022, que caerá en 21, está marcado como el del inicio del primer Mundial de Fútbol que en nuestro hemisferio se celebre con temperaturas invernales.

Con todas las modificaciones que entrañará en cuanto a calendarios, porque apenas habrá descanso desde que se interrumpan las competiciones ligueras, nos va a costar y mucho habituarnos a seguir la máxima competición futbolística del planeta casi hasta las puertas de las vacaciones navideñas.

La programación para Catar 2022 anunciada por la FIFA depara un primer encuentro en el grupo A para el 21 de noviembre a las 11.00 de la mañana en la Península. Y también sabemos que las semifinales se disputarán el martes 13 y el miércoles 14 de diciembre, a partir de las ocho de la tarde.

La finalísima igualmente tiene fecha y hora. El título planetario se disputará el domingo 18 de diciembre desde las ocho de la tarde en territorio peninsular. Una de las primeras incógnitas por resolver gira alrededor del aspecto que presentarán las gradas de los estadios, aunque ya ha adelantado el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que se trabaja para reunir en el pequeño país de Oriente Medio a «personas de diferentes orígenes y culturas».

Hay quien ha interpretado estas palabras con la posibilidad de que se puedan fletar vuelos especiales, a precios reducidos, para facilitar el ambiente que tradicionalmente ha generado el Mundial de fútbol durante su celebración veraniega, con las ventajas de los periodos vacacionales de esas otras fechas.

Una de las numerosas novedades que va a presentar para el espectador que se desplace dentro de un año a territorio catarí figura el aliciente de que podrá disfrutar de varios encuentros en un mismo día, algo hasta ahora inédito por las características de anteriores citas mundialistas.

Un total de ocho estadios con climatización para combatir los rigores del otoño en el Golfo acogerán un evento que justo ayer fue promocionado con motivo del primer Gran Premio de Catar de Fórmula Uno, donde Fernando Alonso regresó a un podio, siete años después.

«Disfrutaremos de estar todos juntos», ha agregado el máximo responsable de la FIFA después de contestar a las voces más críticas sobre las condiciones de trabajo en la que se despliegan esas macroinstalaciones deportivas: «Veo un país que se prepara para dar la bienvenida al mundo entero, a todos los aficionados, con voluntad de mejorar en aquellos aspectos que sea necesario y adoptando medidas reales en muchas áreas como los derechos humanos y la protección de los trabajadores».

La inauguración del Estadio Al Bait, sede del partido inaugural de Catar 2022, está prevista para el presente mes de noviembre. Será con un encuentro oficial entre la propia selección de Catar y la de Baréin, precisamente para inaugurar la denominada Copa Árabe de la FIFA Catar 2021. Pero además se inaugurará ese mismo día el Estadio 974 (Ras Abu Aboud) y sólo restará por abrir de manera oficial el Estadio Lusail, a principios de 2022.

Por su parte, el secretario general del Comité Supremo de Organización y Legado, Hassan Al Thawadi, también ha querido arrojar esperanza sobre el éxito de un evento que lucha contra las circunstancias meteorológicas que presenta la zona: «Después de once años de gran trabajo y progreso, estamos a punto de celebrar el primer Mundial en el mundo árabe, que dejará un profundo legado en Catar, la región y el mundo entero».

La cuenta atrás ha comenzado. Y la mejor noticia para España es la de que ya tiene en el bolsillo el billete para este nuevo Mundial, sin tener que recurrir a la repesca en esta ocasión. Quién sabe si en una cita como la de Sudáfrica, inédita por su demarcación y condiciones climatológicas, la suerte vuelve a jugar a nuestro favor. Insh’Allah.