Las ventanas de la FIBA suelen traer alegrías a la selección y también al Unicaja. El equipo de Los Guindos es una de las bases del equipo nacional y la gran labor del malagueño de adopción Sergio Scariolo en el banquillo propicia que los jugadores verdes brillen y recuperen una sonrisa que no siempre lucen cuando juegan con su equipo. Alberto, Jaime y Darío parecían esta semana jugadores distintos a los que habitualmente juegan en el Carpena. Alberto se «comió» a McFadden, Jaime recuperó su brillo cara a canasta y Darío Brizuela jugó a un alto nivel. Son buenas noticias, la mala es que Scariolo tampoco puso juntos a Jaime y Darío. Dos jugadores Top para Unicaja y que de su capacidad para poder compartir cancha, espacio y protagonismo depende en gran medida el crecimiento del equipo.

La cuarta pata en la selección era Jonathan Barreiro. El gallego no llegó a jugar y el seleccionador dejó un mensaje en su visita esta semana a Radio Marca Málaga: «Vi a Barreiro un poquito bajo de moral; irá hacia arriba, es bueno y es un chaval estupendo». Es cierto que no estamos viendo la mejor versión de Jonathan pero su trabajo siempre está ahí y creo que se ha visto afectado negativamente por la llegada de Norris Cole al equipo. En el planteamiento inicial en que llega a Málaga el base era Marco Spissu. Un base director que asume poco protagonismo en ataque y reparte juego. En ese escenario es probable que Barreiro que ahora dispone de una media de 4 tiros por partido hubiera podido igualar los 7 que hacía en Zaragoza o incluso mejorar esa marca. Si Jaime hace 9 tiros a canasta por partido, Dario 8 y llega Cole y hace 11, las opciones se cierran drásticamente. Su rendimiento en las otras zonas de la cancha es muy parecido al de otros años. Mejorará con el tiempo y con la asimilación de la nueva situación.

Al bajón de la derrota en Dijon, que complica el primer puesto en la BCL, habrá que ganar en la última jornada al subcampeón griego en Grecia hay que contrarrestar este subidón de energía para los que han ido con España y ese tiempo extra para trabajar que ha tenido Fotis Katsikaris con el resto para preparar ese partido decisivo en la carrera por la Copa. El Betis es toda una incógnita, sus resultados anteriores y los múltiples cambios de banquillo y jugadores que ha tenido esta semana le hacen en principio más vulnerable porque han tenido poco tiempo para trabajar juntos. La presencia en el banquillo del ultimo entrenador cajista Luis Casimiro y en la cancha de 2 jugadores nacidos en Los Guindos como Pablo Almazán y Pepe Pozas, unidos la talento de Vitto Brown, Pasecniks, Bertans, Evans o Burjanadze los hacen muy peligrosos. Es un partido trampa, si se gana no pasará nada, se seguirá en la carrera y nadie verá nada extraordinario pero si se pierde… mejor ni pensarlo

Un último apunte sobre el presidente López Nieto. Lo vengo diciendo desde hace semanas, me gusta lo que veo, y cada vez son más cosas. Después de recorrerse la provincia para hablar con todos los clubes de baloncesto de Málaga y sellar una paz necesaria para los aros malagueños, su última decisión de homenajear a uno de los referentes del club como Alfonso Queipo de Llano y de nombrar embajadores del equipo, y con funciones, a Cabezas y Berni es excelente. Reconocer el pasado es el primer paso para crear el futuro y contar con la experiencia del «10» y el «5» en este momento para el equipo es oro. Son dos de los jugadores que mejor han sabido afrontar como jugadores situaciones críticas de partido y gestión de vestuario. Dos jugadores que han formado parte de una generación que siempre ha antepuesto el bien del equipo ante el ego personal, verles en las canchas de entrenamiento y en el vestuario puede ser la gran incorporación de este año. Su experiencia es un gran plus.

También me gustan las declaraciones a La Opinión de Málaga de Juanma Rodríguez. El director deportivo no ha tenido ningún reparo en darle un toque público a Cole. Un acto valiente que demuestra que como hacían Berni y Carlos en Unicaja y en la selección, el equipo está por encima de todo. Suerte…. y poneros la mascarilla, salva vidas.