De un tiempo a esta parte, casi todas las películas y series españolas transcurren en Canarias. Y no es necesariamente porque a nuestros cineastas les haya dado un ataque de amor por las islas, sino que sus incentivos fiscales para los rodajes resultan, a día de hoy, imbatibles. Bravo a sus autoridades, desde luego, que desde hace años han apostado por atraer a la industria audiovisual como estrategia económica de interés. Andalucía debería mover ficha en este sentido, para que no ocurra lo que va a pasar con A town called Malice: una serie inglesa inspirada por el look de la Marbella de los 80, por los mafiosos british que se ocultaban en la Costa del Sol, pero que se va a grabar en Tenerife. ¿Por qué? Muy sencillo: los incentivos a proyectos internacionales que garantiza la Andalucía Film Commission son de entre el 25 y el 30% (incentivo general de 30% en el primer millón de euros y 25% para el resto de gasto realizado en España) y los de Canarias, de entre 45 y 50%. Ahora, dígame, si usted fuera el productor de A town called malice, ¿dónde la rodaría?

Canarias rompió la baraja y ahora toca igualar la mano, si no nos queremos quedar atrás en una industria, la audiovisual, cada vez más pujante en lo económico. ¿Se acuerdan de la primera temporada de la serie La monja guerrera, de Netflix? Sí, la que se grabó durante varios meses en diferentes localizaciones de la capital y la provincia. Pues según Fresco Film, la empresa de service de aquella serie, se invirtieron en la Costa del Sol nada más y nada menos que 15 millones de euros. Porque, ya lo ven, no sirven per se nuestras historias, sobre fenómenos más o menos idiosincráticos de nuestro pasado reciente; toca apostar por que se cuenten aquí, y la principal manera para lograrlo es con una más competitiva reducción fiscal. Que sí, que muchísimas horas de luz, que hiperconexiones para el transporte, que qué bonitas playas y monumentos, que equipos técnicos competentes tenemos aquí... Pero si fallamos en esto, ¿saben lo que pasa? Que, por ejemplo, las historias de mafiosos retirados en Marbella se harán en las Canarias.