EL AIRE QUE ATRAPAMOS

Palabras de Fernando Fernán Gómez: «Es que ahorrar es inútil. Estudiar una buena carrera es inútil. Conseguir comprarse una finca enorme es inútil. Todo depende de lo que decidan los altos poderes en un determinado momento. En el momento en el que decidieron que el dinero de la zona roja no servía, todos los que habían ahorrado se quedaron absolutamente pobres, el dinero que tenían no valía para nada. Cuando unos señores compraban un piso, cuando decidieron que no era vitalicio, mi madre que tenía un piso para toda la vida que era su mayor alegría le dijeron que aquel piso no era suyo y que se podía ir. Porque según la ley que acaban de hacer, cuando el dueño de la finca entera tenía una hija que se casaba, o un sacerdote, o un policía que solicitaba piso, había que echar al vecino que viviese más solo. Entonces mi madre, sobre la angustia de haberse quedado más sola, tuvo la angustia de perder el piso por la razón de haberse quedado sola. Bueno, con esto yo lo que quiero dar una lección, porque con mis muchos años me puedo permitir este gusto, a todos los que creen que el futuro está en sus manos. Y no en las manos de los que se han apoderado del futuro de todos nosotros. Fin. Fin del trocito este, digo ¡eh!».

Venancio Rodríguez Sanz. Málaga