HAY QUE DARSE PRISA PARA MORIR

Porque envejecer va a ser un gran problema social. La propia Organización Mundial de la Salud avisa de que en 2030 el porcentaje de habitantes del planeta mayores de 60 años aumentará un 34%, y se calcula que en 2050 superarán en número a los jóvenes de entre 15 y 24 años. Para algunos expertos la llamada «Silver economy» (Economía de plata), vinculada a los mayores, puede dar nuevas oportunidades de negocio, pero son los menos ya que la mayoría se inclinan por considerar el envejecimiento como un problema social que hay que afrontar para buscar soluciones.. Japón, que suele ir por delante en esta materia, ya habla de «preancianos, de ancianos y de súper ancianos», unas nuevas categorías menos asociadas a la edad que a los problemas económicas que las mismas pueden generar a la sociedad desde el punto de vista social y económico. ¿ Quiere esto decir que cumplir más años de lo «razonable» es un problema y que el aumento de esperanza de vida no se debe tomar como una buena noticia ? Digan lo que digan los expertos yo me pienso morir cuando me dé la gana o cuando me llegue la hora y que ellos se ocupen de buscar las soluciones a un problema que, tarde o temprano, también les afectará, porque es ley de vida.

Enrique Stuyck Romá. Málaga

¿POR QUÉ ALMAYATE, MI PUEBLO ADOPTIVO, ES TAN GRANDE A NIVEL PERSONAL Y DEPORTIVO?

Quizás uno piensa en un pueblo andaluz, como Almayate (Vélez-Málaga) y se le pase por la cabeza la figura del toro (ese elemento paisajístico vintage en peligro de extinción), el restaurante Lo Pepe Molina (un referente gastronómico de la zona ), la playa y cuatro cosas más. La realidad es muy distinta vista desde el meollo, vista desde el día a día del pueblo que es comparable a Armórica (donde estaba ubicado el pueblo de Astérix y Obelix), Almayate es un pueblo de luchadores/as, de diversidad. Un pueblo con casi todos los servicios que te puedes imaginar: colegio, guardería, iglesia, biblioteca, correos, cafeterías, supermercados, ferretería, copistería, entidades bancarias, peluquerías, restaurantes, talleres, panadería, jardinería, médico y un «etc» muy largo. Pequeñas y medianas empresas, trabajadores/as incansables, agricultores/as con las manos curtidas en horas y horas de largas jornadas de sudor y tesón... Almayate es todo esto y mucho más para los adultos, para los jóvenes y para los niños/as de este pequeño pueblo. Almayate también puede sacar pecho y enorgullecerse de tener una Asociación Deportiva para la práctica del fútbol desde la categoría baby’s a senior y el baloncesto en categoría senior. Una asociación liderada por unos directivos junto a los entrenadores y delegados que sacan tiempo de debajo de las piedras, de apretar en sus respectivos trabajos, de sus respectivas familias, para que todos estos jóvenes del pueblo puedan practicar deporte en su propio pueblo. Una asociación respaldada por estas pequeñas y medianas empresas del pueblo, de los alrededores que colaboran patrocinando para que el crecimiento de estos jóvenes, su diversión y sus sonrisas llenen de satisfacción el campo de fútbol de la Ermita y las calles de Almayate. Con estas letras un astur de sangre solo quiere expresar su agradecimiento a los almayateños/as y como se suele decir... saber y saberlo demostrar es valer dos veces.

Javier Ordiz Vigara. Málaga