Kiosco

La Opinión de Málaga

Punto final

Portugal busca nueva identidad

C on una mezcla de veteranía y juventud, Portugal ha empezado ya a buscar una nueva identidad con la que pueda enderezar los resultados cosechados recientemente y luchar por el que podrá ser el último Mundial de Cristiano Ronaldo.

El seleccionador, Fernando Santos, aprovechó los recientes partidos para la Liga de Naciones para probar diferentes combinaciones para el once que Portugal tendrá en Catar, visto en el país como la última gran competición de su capitán, Cristiano, que ya tiene 37 años.

Las «quinas» intentan también dejar atrás sus resultados más recientes: casi se quedan fuera de la próxima cita mundialista, al lograr clasificarse sólo en la repesca, y no consiguieron ir más allá de los octavos de final tanto en el Mundial de 2018 como en la Eurocopa de 2020.

Estos primeros cuatro partidos no fueron concluyentes. Después del empate contra España (1-1), Portugal consiguió mostrar en Lisboa un fútbol al ataque y atractivo con victorias contra Suiza (4-0) y República Checa (2-0).

Aun así, el combinado luso volvió a demostrar debilidades sin Cristiano sobre el césped, con una desconexión entre sus jugadores y problemas de finalización, al perder contra Suiza (0-1) apenas unos días después de haber goleado.

Con la llegada de nuevo talento, el seleccionador rotó a sus titulares habituales, como en la portería, posición que ahora se disputan entre el veterano Rui Patrício, portero de la Roma de 34 años, y Diogo Costa, el titular del Oporto, con 22.

Patrício, con más de 100 internacionalizaciones, es el principal guardián de las «quinas» desde la Eurocopa de 2012, pero recientemente le cedió el lugar a Costa, una de las piezas claves de la Liga conquistada por el Oporto.

Aunque los dos se hayan turnado en estos recientes encuentros, el guardameta de los «dragones» jugó los partidos de repesca para el Mundial, por lo que no sorprendería que fuese el elegido para Catar.

Quien parece ser intocable es el central Pepe. Con 39 años, el ex del Real Madrid y actual jugador del Oporto es titular absoluto con Portugal e indispensable en el centro de la defensa, donde normalmente forma pareja con Rúben Dias, del Manchester City.

Con Dias lesionado, Santos optó por colocar como central al medio Danilo Pereira, del Paris Saint-Germain.

También del PSG viene una de las grandes incógnitas de la selección, el lateral izquierdo Nuno Mendes, que amenaza con robar el lugar que tenía hasta ahora Raphael Guerreiro (Borussia Dortmund).

Con 19 años, Mendes se convirtió en habitual del PSG de Messi y Neymar y fue incluido en el equipo del año en la Liga francesa. El seleccionador luso tendrá que escoger entre la experiencia y la juventud.

En el lado opuesto se encuentra una de las mejores armas de Portugal, el lateral derecho João Cancelo, del Manchester City.

A pesar de estar en la defensa, Cancelo hace muchas incursiones para el ataque, aunque Santos lo coloque más para en la banda, mientras que Guardiola apuesta también por su juego interior.

En estos partidos para la Liga de Naciones, Cancelo demostró ser clave para el apoyo a los medios ofensivos, principalmente Bernardo Silva, su compañero en el City, y Bruno Fernandes (Manchester United).

Silva y Fernandes suelen ser los preferidos del seleccionador en una táctica ofensiva, mientras que William Carvalho (Betis) o Rúben Neves (Wolverhampton) acostumbran a protagonizar un esquema más defensivo.

El medio campo portugués, que cuenta todavía con la experiencia de João Moutinho (jugador del Wolves de 35 años) y Otávio (Porto), tiene como gran novedad el crecimiento de Rafael Leão.

Leão, de 23 años, fue la gran figura del campeón Milan y elegido el mejor jugador de la Serie A gracias no sólo a sus goles, sino también a sus asistencias, y recoge muchas de las expectativas de los adeptos portugueses.

A pesar de ser delantero, ha sido usado como extremo en San Siro, algo replicado por Santos en la selección, y su velocidad en banda, distribución de juego y finalización ya le han valido comparaciones con el propio Cristiano.

A sus 37 años, Cristiano parece resistir al paso del tiempo y sigue siendo el comandante innegable del combinado luso, al que continuará liderando en Catar.

El capitán de Portugal es el dueño del ataque de su país, donde suele tener como compañero a Diogo Jota, del Liverpool, mientras que João Félix, del Atlético de Madrid, o Guedes, del Valencia, tienden a entrar como suplentes.

La necesidad de una identidad lusa urge según se acerca el Mundial, visto en el país como el último de Cristiano, a pesar de que él mismo no comparte esta opinión e incluso se ha mostrado irritado con el tema.

Compartir el artículo

stats