Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Fran Extremera

Marcaje en corto

Fran Extremera

El adiós a un mito con 23 «grandes»: Serena Williams

Serena Williams durante el presente US Open. Reuters

Serena Williams Price, la menor de las Williams, ya busca nuevas emociones. Este fin de semana cayó en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos y de inmediato se convirtió en tendencia mundial, a base de mensajes de admiración y después de que hace pocas semanas reconociera que el punto y final a su meteórica carrera profesional estaba muy próximo.

Los medios especializados que siguen al minuto todo el planeta tenístico no descartan que, cumplidos ya los 41 años y con la entrada de 2023, se atreva a disputar el Abierto de Australia. Pero las lágrimas de la estadounidense, nada más cerrar su participación en el US Open antes de alcanzar esta segunda semana de competición, delataban que ya no va a volver a saltar, como jugadora profesional, a las pistas de Flushing Meadows.

A este mito de la historia del tenis seguro que se le pasaron por la cabeza decenas de instantáneas con el propio recinto neoyorquino como telón de fondo. Serena ha conquistado en «su casa» seis de sus 23 títulos individuales de Grand Slam. Y, como bien han remarcado miles de aficionados cada vez que Nadal, Djokovic o Federer sumaban un nuevo «grande», ella permanece en este apartado por encima de cualquier otro profesional dentro de la actual era open.

Serena quiere «descubrir una Serena diferente, pero igual de emocionante» a partir de ahora. Sostiene que actualmente se encuentra en plena transición o evolución para centrarse «en otras cosas que son importantes». Y se refiere a que desea concentrarse en ser madre, construir su familia, y alcanzar nuevas «metas espirituales».

Atrás dejará un cuarto de siglo en el que ha sumado 39 «grandes», porque a los 23 individuales hay que agregarle otros 14 en la modalidad de dobles y en compañía de su hermana Venus, así como dos más en dobles mixtos, con Max Mirnyi. Ha conquistado hasta cuatro oros olímpicos, de manera que ninguna otra raqueta ha podido completar el denominado Golden Slam tanto en la modalidad individual como en la de dobles.

Nadal fue de las primeras personalidades en compartir a través de sus perfiles el extenso palmarés de Serena. «Gracias por todo lo que has hecho por nuestro deporte. Increíble campeona», expresó en Instagram. No obstante, su leyenda va más allá de las pistas, como el ocurre al campeonísimo español.

Por ejemplo, Pau Gasol compartió una imagen de la tenista y expresó la frase: «Gracias por ser una inspiración para tantos». Y es que su excelsa trayectoria ha estado trufada de mensajes explícitos en los que jamás ha abandonado su lucha en primera fila contra la exclusión y el racismo. Serena ha plantado cara a las desigualdades por las más diversas razones. Ha sido y seguirá siendo la primera a favor de quienes menos titulares de prensa acaparan.

Serena estará presente en nuestros (mis) pensamientos durante estas fechas tan difíciles para ella, como también especificaba el mismísimo Federer. Y le desearemos que se cuide. Claro que sí. Porque la salud física y mental que ha desplegado durante estas décadas para mantenerse en lo más alto de un deporte tan exigente, también será necesaria en su camino hacia esas nuevas emociones.

El éxito no sólo se mide en victorias. Especialmente se calcula en base a lo feliz que uno puede llegar a ser dedicándose a lo que se dedica. Y también se puede cuantificar en virtud de lo saludable que se sienta en cuerpo y mente. Cada persona puede verse reflejada en cualquiera de estos héroes de nuestro tiempo. Y hallar en ellos, como expresaba Gasol, su particular fuente de inspiración.

Sólo les diré que, después de unos coágulos que en 2010 hicieron temer por la vida de Serena, su óptima recuperación me ayudó a mí mismo, a finales de 2013 cuando me sobrevino un episodio de la misma naturaleza.

Compartir el artículo

stats