Kiosco

La Opinión de Málaga

Ignacio Hernández

Málaga de un vistazo

Ignacio Hernández

La Araña, el regreso al progreso

El crecimiento económico se convierte en artífice de miseria y muerte; el arte, en una realidad muy controvertida, parece renunciar a ampliar sus búsquedas

Interior de la cueva de la Maravilla Blanca, en terrenos de la fábrica de cemento La Opinión

Esta semana de inicio de curso en Málaga, el color plomizo impregna el retorno a una normalidad recubierta de muchas anomalías: la inflación interanual en la provincia se ha situado en el 11,1%, seis décimas más del cúmulo nacional (10,5%), sumergida en una coyuntura muy compleja que está contrariando de manera inclemente las economías de las familias. La subida de precios tan profusa en la bolsa de la compra, la energía y los carburantes mantienen una situación que se transcribe como inadmisible, generando un sentir de incertidumbre el cual inunda nuestro contexto más cercano tiñéndolo de un gris oscuro en conjunción a la luz que ilumina este artículo cuando lo escribo.

El aragonés Agustín López Tobajas en su excelente y reflexivo libro ‘Manifiesto contra el progreso’ nos invita a recapacitar sobre el epicentro mismo de la veneración del hombre actual a «la gran ficción de nuestro tiempo: el progreso». El autor realiza una crítica contundente de una sociedad que insiste en haber certificado la defunción de Dios y donde el fervor por el progreso se configura ahora en la nueva doctrina global. El propio progreso nos ha ubicado, paradójicamente, en el límite de un síncope en el cual las ciencias y las tecnologías desarrollan unas fórmulas de devastación que prolongan el desasosiego en todo el orbe: el crecimiento económico se convierte en artífice de miseria y muerte; el arte, en una realidad muy controvertida, parece renunciar a ampliar sus búsquedas; los desastres medioambientales se han trocado en práctica habitual; la violencia extrema, la insatisfacción permanente, el descontento generalizado nos llevan a cuestionarnos ¿Dónde se halla el progreso? La respuesta quizá la encontremos - si nos dejan- en la Cueva de las Estegamitas, única en el mundo, patrimonio natural aledaño al Complejo del Humo de La Araña. Iniciemos el regreso al progreso desde los orígenes.

Compartir el artículo

stats