Kiosco

La Opinión de Málaga

Mel Otero

La libreta del duque de Chantada

Mel Otero

‘The GOAT’ es de la familia

Scariolo, durante el presente Eurobasket. EFE

Sergio Scariolo es la cabra de los banquillos del Eurobasket. La cabra en ingles: «The GOAT». El mejor de todos los tiempos, «The Greatest Of All Time». Además, para los amantes de las coincidencias, que en este campeonato hay muchas, su signo del zodiaco es Aries. El marbellí de Brescia ha conseguido hacer de unos jugadores que, como dicen los americanos, libra por libra no son los mejores del campeonato, el mejor equipo de este Europeo. Y además, no es la primera vez. Al considerado Eurobasket con más talento de la historia, España acudía con nueve debutantes, un buen grupo de jugadores sin minutos en sus equipos, otros después de un año de lesiones... y el equipo ya esta en semifinales.

Ganando uno de los dos partidos que le quedan, logrará una medalla. Algo que otros con mucha fama y mejores escuadras no han conseguido. Sergio y su equipo han conseguido siete medallas en nueve campeonatos. Las talentosas selecciones de Francia y Serbia suman siete entre las dos pero no alcanzan los cuatro oros de España en la ‘Era Scariolo’. Es el entrenador más laureado de esta época, y además es el único que ha ganado con una selección y dos generaciones distintas.

La grandeza de Sergio es saber sumar. Explicar a cada uno su rol, su función, y ser capaz de sacar su mejor versión. Saber exigir y también saber dejar espacio. Saber reconocer errores y saber rodearse de los mejores. En unos tiempos donde la mediocridad puntúa, muchos buscan rodearse de gente con menos talento para asegurar su puesto y destacar más. Scariolo siempre ha querido a los mejores a su lado, sabedor que eso, lejos de perjudicarle, le harían crecer, a él y a todo el equipo.

Scariolo llegó a la selección en 2009. Después de unos Juegos Olímpicos brillantes en la cancha y complicados entre bambalinas, asumió el reto de mantener a la selección en la elite. Recuerdo que poco antes de comenzar el Eurobasket de Polonia nos pidió al equipo que hacia las retransmisiones en La Sexta tener una conversación tranquila, algo que se repetiría en posteriores campeonatos justo el día antes del comienzo de los mismos. Esa primera vez asistimos expectantes sin saber muy bien que quería decirnos el seleccionador, y nuestra sorpresa fue mayúscula. Sergio se sentó con nosotros en una charla abierta donde nos habló de la forma de jugar del equipo, de los roles de los jugadores, de lo que esperaba de cada uno de ellos para «que pudiéramos entender mejor lo que iban ha hacer sobre la cancha». También nos permitió entrar con las cámaras en los vestuarios el mismo día de la final para grabar la charla previa y poder enseñarla después a todos los aficionados, algo que hasta entonces parecía una quimera.

Su objetivo es sumar a más gente para ser mejores. Es muy exigente con los jugadores pero también les deja su espacio para desconectar. Entiende las necesidades publicitarias de la Federación pero sabe proteger a sus jugadores. Sabe entender a los dirigentes, a los periodistas y llegar a los aficionados. Y a todo esto suma un manejo especial de la pizarra. Esa que durante años ha dado visibilidad a su fundación. La obra que lleva el nombre de su padre Cesare Scariolo y que preside su madre, Angelina Caia.

Este campeonato todavía tiene dos hojas por escribir. Las últimas, y las más importantes, pero pase lo que pase, Scariolo, su equipo y todos los jugadores colgaran un éxito más en su currículum. Una vez más van a estar por encima de unas expectativas que siempre infravaloran a ‘La Familia’. Pau Gasol era el líder de esta selección, después fueron Marc Gasol y Ricky Rubio, y ahora es Rudy Fernández. El hombre que siempre estuvo ahí y que muchos no quisieron ver. Se miraban los puntos y no esas defensas y esas intercepciones en la línea de pase, imprescindibles para la victoria. En el oro europeo de Francia 2015, todos nos deslumbramos con los partidos y las anotaciones de Pau y pocos repararon en el gran trabajo «atrás» de Rudy. Ahora ha llegado su momento y esta liderando a un grupo que no se pone limites y sueña en... amarillo.

Compartir el artículo

stats