Kiosco

La Opinión de Málaga

Gerardo Pérez Sánchez

El Estado de Derecho: necesita mejorar

La Comisión de la Unión Europea ha publicado recientemente el tercer informe anual sobre el Estado de Derecho, incidiendo en la importancia de defender los valores democráticos, los derechos humanos y el citado Estado de Derecho. El documento comprende una visión general de las tendencias en el conjunto de la Unión y veintisiete capítulos por países, con recomendaciones para cada uno de los Estados miembros. Dicho informe examina la evolución en cuatro ámbitos clave: los sistemas judiciales, la normativa en materia de lucha contra la corrupción, el pluralismo y la libertad de los medios de comunicación, y otras cuestiones relacionadas con el sistema de contrapoderes institucionales. Las principales conclusiones y recomendaciones son las siguientes:

1.- Reformas de la justicia: Se insiste en la necesidad de reforzar la independencia judicial, revisar las fórmulas de elección y las competencias de los órganos de gobierno de los jueces, así como la mejora de los procedimientos de nombramiento de los magistrados y el refuerzo de la autonomía de las fiscalías. Especialmente, se vislumbra la preocupación por los sistemas de designación en los tribunales superiores y para los cargos de presidentes de los tribunales. Además, se aconsejan medidas destinadas a mejorar la eficiencia y la calidad de la justicia, tales como una mayor digitalización de los sistemas judiciales.

2. Normativas en materia de lucha contra la corrupción: Pese a los avances en este terreno, la corrupción sigue siendo un motivo de grave preocupación para los ciudadanos de la Unión Europea. El ‘eurobarómetro’ de 2022 indica que el 68% de la población comunitaria cree que la corrupción está generalizada en su país. En algunos Estados miembros, las investigaciones y enjuiciamientos de estos asuntos resultan demasiado largos. La normativa sobre la protección del ‘denunciante’ continúa resultando precaria, y los mecanismos de control y vigilancia no siempre son eficaces. La Comisión ha formulado recomendaciones relacionadas con el fortalecimiento de las normas preventivas, por ejemplo, sobre la mejor regulación de las situaciones con conflicto de intereses, así como sobre la garantía de una investigación y enjuiciamiento eficaces de los asuntos de corrupción.

3. Libertad y pluralismo de los medios de comunicación: La pandemia y la guerra de Rusia contra Ucrania han demostrado el papel crucial de los periodistas para comprobar los hechos e informar a los ciudadanos. Varios Estados miembros han adoptado, intensificado o se encuentran estudiando medidas para mejorar la seguridad y las condiciones de trabajo de los informadores, sobre la base de las recientes iniciativas de la Comisión. Desde el último informe, varios Estados miembros se han esforzado en mejorar la transparencia de la propiedad de los medios de comunicación. Sin embargo, se continúan observando deficiencias en el reparto de la denominada ‘publicidad institucional’ y los obstáculos relacionados con el acceso a documentos públicos. Por primera vez, el informe también examina los medios de comunicación de servicio público y reconoce su papel especial para la sociedad y la democracia. Se necesitan salvaguardas para garantizar la protección de la independencia de los medios de comunicación de servicio público, que la financiación pública sea la adecuada y que no se utilice para ejercer presión política sobre dichos medios, como se indica en las normas europeas.

Las conclusiones del informe se basan en una serie de fuentes, entre ellas el instrumento de seguimiento del pluralismo en los medios de comunicación (The Media Pluralism Monitor 2022), la Plataforma del Consejo de Europa para Promover la Protección del Periodismo y la Seguridad de los Periodistas, y la plataforma ‘Mapping Media Freedom’. La próxima normativa europea sobre Libertad de los Medios de Comunicación tendrá por objeto resolver varios de los problemas señalados en el informe. Además, este asunto ha dado lugar a diversas iniciativas recientes sobre la seguridad de los periodistas.

4. Controles y equilibrios institucionales: El informe señala cómo los Tribunales Constitucionales siguen desempeñando un papel clave en el sistema de contrapoderes institucionales y en lo relativo a la supervisión de las medidas de emergencia. Los Defensores del Pueblo y otras autoridades independientes han visto su estatuto reforzado en algunos Estados miembros. Por primera vez, el informe examina igualmente el cumplimiento por parte de los Estados miembros de las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Analiza, asimismo, las reacciones del sistema de contrapoderes institucionales ante el uso de ‘programas espía’, aunque esté vinculado a la seguridad nacional.

Singularmente, en el caso de España:

a) Fortalecer el estatuto de la Fiscalía, en particular en lo que se refiere a la separación de la figura del Fiscal General del Estado del Ejecutivo, teniendo en cuenta las normas europeas sobre independencia y autonomía de la acusación.

b) Proceder a la renovación del Consejo General del Poder Judicial con carácter prioritario e iniciar, inmediatamente después de la renovación, un proceso de reforma de su normativa para adecuar el nombramiento de sus miembros teniendo en cuenta las normas europeas.

c) Continuar los esfuerzos para presentar una legislación sobre los denominados grupos de presión o ‘lobbies’, incluido el establecimiento de un registro público obligatorio de este tipo de organizaciones.

d) Abordar el problema relacionado con la excesiva tardanza y duración de los procesos de investigaciones y enjuiciamiento en los supuestos de corrupción.

e) Asegurar los recursos adecuados y la independencia de la autoridad responsable en materia de medios audiovisuales.

f) Seguir trabajando para fortalecer el acceso a la información y, en particular, la revisión de la Ley de Secretos Oficiales.

La Comisión invita ahora al Parlamento Europeo y al Consejo a continuar los debates sobre la base de este informe, pero también pide a los Parlamentos nacionales y a otros actores clave, incluida la sociedad civil, que prosigan el diálogo sobre el Estado de Derecho. En ese mismo sentido, esta llamada a la ciudadanía me parece especialmente relevante. La población no puede desentenderse de los problemas, delegando en los partidos políticos e instituciones públicas la resolución de todos estos retos. El pueblo debe ser exigente y estar vigilante, ya que es el principal beneficiario del Estado de Derecho y el mayor interesado en que mejore y se respeten sus reglas y valores.

Doctor en Derecho. Profesor de Derecho Constitucional de la ULL. Abogado

Compartir el artículo

stats