Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Angelines de Lorenzo- Cáceres de Laguno

Málaga de un vistazo

Angelines de Lorenzo

Ciudadano Kane

Del correcto desarrollo de la personalidad dependerá nuestra capacidad para ser felices y equilibrados, algo que proporciona bienestar a la sociedad con efecto multiplicador de cordialidad que nos retroalimenta. Necesitamos satisfacer nuestras necesidades como individuos, pero mayoritariamente somos gregarios en sus acepciones ‘vivir en comunidad’ y ‘seguir ideas o iniciativas ajenas’, por lo que la socialización resulta vital. La educación se ha enfocado en un yo aplastante atiborrado de valores cual pastillas de efecto fugaz que se combinan y recomiendan a criterio propio. Así, surgen padres y educadores que las necesitan para ahorrarse pataletas, esfuerzo, disciplina… y no turbarse. Endiosan a los infantes permitiéndoles conductas perniciosas para ellos y la sociedad, gracias a esas píldoras-valor incuestionables que debes digerir. Así, nunca se regaña al niño porque lo traumatizas; se le da móvil por su seguridad y para que no sea el paria; se le consiente para que desarrolle sensibilidades y se realice…Nos tragarnos la mala educación de numerosos críos y resultantes adultos, cargados de soberbia egocentrista y débil autoestima, incapaces de tolerar una sociedad en la que deberían participar pero les incomoda, dado el esfuerzo que les requiere. Experimentan gran frustración sin recibir el mimo acostumbrado, incluso un dulce maltrato y si consiguen superarse, los gobiernos ya les harán dudar hasta de su sexo. Llegan problemas psiquiátricos, psicológicos y conflictos sociales, caldo de cultivo para políticas radicales. La masa de inadaptados, nos arrastrará. La suciedad en las calles es fiel indicador de la igualdad social en materia de mala educación y en Málaga afecta a todos los barrios. Nuestras inmundicias nos sepultarán metafórica y literalmente, pero nadie quiere aguantar al niño incordiando… Ciudadanos no civilizados, ¿no es asunto de quienes nos educan y legislan no en vano? Nos adocenan y amansan con un fin y se quejan de los efectos colaterales.

Compartir el artículo

stats