Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Ana María Rodríguez

MÁLAGA SOLIDARIA

Ana María Rodríguez

Filósofa humanista. Solicitante de protección internacional que Málaga Acoge apoya en Torre del Mar

Los estados de la materia

Los estados de la materia

Puedo citar a Hannah Arendt: «Queríamos reconstruir nuestro hogar, eso era todo. Habíamos perdido nuestro antiguo hogar, lo que significa perder la familiaridad con el mundo y habíamos perdido nuestro oficio o trabajo, lo que significa perder la sensación de que éramos útiles para el mundo». Lo cierto es que migrar, desafortunadamente, no es convertir un sueño en realidad -no para los que por circunstancias ajenas a nuestra voluntad tuvimos que dejar nuestras realidades, nuestro confort, nuestra familia, nuestra identidad, entre otros- porque somos conscientes de que a pesar de los avances de nuestras sociedades seguimos lejos de aquella premisa fundamental que debería ser pilar de igualdad como es el vernos los unos a los otros por lo que somos, aportamos y valemos. Sin temor a equivocarme, podría decir que pisar una tierra que irónicamente no consideramos nuestra es muy difícil…vienes solo, a pesar de estar acompañado, con un miedo que no alcanzas a dimensionar, no hay casa de mamá a donde puedas dirigirte en caso de necesidad, de angustia, de tristeza, de soledad.

Los estados de la materia

Tus estados se convierten en una constante de dimes y diretes para mezclarse con el nuevo entorno y, a pesar de compartir el mismo idioma, debes aprender que algunas palabras no significan lo mismo y que, en mi caso, puedes sentir frustración por no poderte comunicar, encontrarse en la vulnerabilidad de aprender y desaprender.

Ahora, cambiando el discurso generalizado, hablaré desde mi experiencia y perspectiva, algunas veces subjetiva- de mi nueva realidad. Luego de sentir todo aquello, pensé en cómo ensanchar el mundo y recurrí a mí, a mi esencia que creo inmutable, pero de ninguna manera al antropocentrismo ni al ego, y recordé aquella frase de cajón: «quien busca, encuentra».

En este ejercicio de emancipación de mis miedos recordé que hay algo que siempre tendrá poder, y es la información. Así que al investigar (ya dentro de una denominada fase 0) supe que existían entidades cuyo propósito es ayudar a los solicitantes de asilo político en el proceso de adquirir autonomía para poder integrarse a su nueva sociedad, lo cual, por cierto, no es una tarea fácil. Por eso es imperativo resaltar, en este escrito, la labor de las trabajadoras sociales, cuya disponibilidad, amabilidad, empatía y demás, lograron que haya ido recuperando poco a poco mi identidad y mi confianza, esa que tanto me urge recuperar. Y en especial la labor de esa trabajadora que por suerte me ha caído, sin desmeritar ni un poco a su noble y dulce compañera. Al emigrar debes volver a nacer, a aprender, a existir. Recuerdo ese emotivo recibimiento por parte de aquellas personas, las trabajadoras, y que me permite encontrarme en los rastros de la similitud, del calco, de las esencias. De repente, puedes ver la solidaridad en los ojos del otro, en ese ejercicio de introspección que genera, en algunos – en los otros-, la empatía. Es posible que mi rostro, a esos ojos, les empezara a parecer familiar y viceversa -o eso pienso yo-.

En este recorrido, aparecen también: un abogado cuya personalidad y actitud son increíbles, su trabajo es humanizar desde el derecho un relato en pro de una respuesta que resignifique su misión; una técnica laboral muy amable, por cierto, que hace lo posible por vincularme al mundo de la productividad; una comunicadora y periodista que se emociona cuando le cuento mi historia y que, por alguna razón, se siente familiar; por último, una extraordinaria psicóloga que, a mi juicio, tiene una labor bellísima: la de escuchar, porque no es lo mismo que el ejercicio sensitivo de oír, y que logra adentrarse y que te adentres en las profundidades de la primera y última causa emocional. Entonces comienzas a reconocer y también a conjugar desde tus sentimientos –por cierto, bien descolocados- el verbo confiar que es sumamente importante porque uno confía en y ese “en” significa estar dentro.

Compartir el artículo

stats