Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

María Gaitán

MIRANDO AL ABISMO

María Gaitán

Mirando al abismo

La importancia de elegir

No sé sí somos conscientes de la importancia de la palabra elegir. Podríamos definir la elección, a grandes rasgos, aludiendo a su relación directa con la libertad, ya que si no podemos elegir, si no hay un muestrario mínimo de opciones, no somos realmente libres.

Suelo decir a mis alumnos que las opciones no tienen por qué gustarnos, tienen que estar, eso ya garantiza un cierto marco de libertad y de elección porque siempre, aunque las consecuencias no nos gusten, podemos optar por hacer o no hacer algo. Supongo que como paso mucho tiempo con adolescentes siempre pongo este ejemplo: ante mi examen de Nietzsche, tenéis la opción de estudiar o la de no estudiar y afrontar las consecuencias. Ninguna de las dos opciones les convence del todo.

Por eso se podría decir que casi todo en la vida se reduce a la capacidad de elegir cómo queremos vivir, de analizar las opciones y oportunidades que se nos presentan y aceptar que siempre actuamos en base a ellas, porque incluso cuando no hacemos nada decidimos y elegimos. Nos encontramos actualmente ante una situación de inestabilidad social, política y económica. Por lo tanto cabe preguntarse y evaluar qué vamos a hacer y cómo vamos a escoger atravesar estos tiempos que parecen no querer abandonar el día a día de los individuos y que tiñen nuestra realidad de una neblina que nos impide ver lo que tenemos delante.

Ante este panorama un tanto sombrío elijo vivir cumpliendo veranos y recordando al abuelo en el gris que tiene, en ocasiones, el Mediterráneo. Elijo la rebeldía de hacer las cosas a mi modo e intentar que mis alumnos salgan de clase con más dudas que certezas. Elijo recordar a la abuela cada vez que como turrón (da igual en qué forma). Elijo dormir poco y mal y el café. Elijo redefinir los límites de mi libertad y escribir cuando tengo desordenadas las intuiciones.

Elijo escoger con mimo a mis amigos e invadirle el despacho a Estefanía y las charlas terapéuticas con Charo. Elijo guardar cosas que no sirven para nada y coleccionar bolígrafos y libretas y clips y manchas de tinta en las manos.

Elijo odiar el frío y los inviernos y mi mal carácter y mi poca paciencia y mis defectos. Elijo no obviar mis miedos y echar de menos a mi perro y creer, como lo hacía Nietzsche, en la circularidad del tiempo.

Compartir el artículo

stats