Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Julio García Daza

Tribuna

Julio García Daza

Presidente de la Asociación Arrabal-AID

Treinta velas en una tarta colectiva

Las formas e instrumentos para medir el tiempo son de uso muy antiguo, y todas ellas se basan en la medición del movimiento, del cambio material de un objeto a través del tiempo, que es lo que puede medirse. En el caso de la Asociación Arrabal-AID, una entidad con claro foco y compromiso en la medición del impacto social de los proyectos que llevamos a cabo, la conmemoración de nuestro 30 aniversario nos hace reflexionar desde una perspectiva general sobre qué huella ha dejado la entidad en estos 30 años de trabajo. Ir creciendo paulatina, y a veces vertiginosamente, ha sido para nosotros y nosotras un reto y un arma de doble filo.

Cada año el número de personas que pasa por nuestra asociación ha ido aumentando, un dato que celebramos sin fiesta: sumamos más de 254.000 personas atendidas en tres décadas, fruto tanto de la mejora continua de la calidad de los servicios ofrecidos a la ciudadanía, como de una mayor demanda y nuevas necesidades sociales que han emergido, a las cuales la Asociación Arrabal-AID ha sabido dar respuesta en el tiempo y la forma adecuados. El pasado 8 de noviembre soplamos las velas de una tarta colectiva en un acto emocionante con momentos para compartir historias, repasar la trayectoria de la entidad, analizar los retos nuevos y reivindicar los derechos de siempre.

Es preciso que en este punto del camino nos preguntemos qué es lo que caracteriza a la labor asociativa en la provincia de Málaga y, sin duda, es el trabajo en red con otras entidades, administraciones públicas o empresas privadas, siempre manteniendo un vínculo que ha de ser inquebrantable. Una relación con la que juntas llegamos más lejos, en la que todas ganamos y con la que, sobre todo, gana el conjunto de la sociedad.

Por ello, en una época social y económicamente convulsa, entre pandemias, guerras y crisis, es justo reivindicar el papel que juega el tercer sector de acción social. Su labor y compromiso son fundamentales para encontrar soluciones a determinados problemas estructurales y retos pendientes que nos afectan a todos y a todas, por lo que es imprescindible que los poderes públicos continúen siendo uno de los motores de esta labor colectiva. Para ello hacemos hincapié en la importancia de fortalecer el Estado del Bienestar, que requiere de políticas eficaces para luchar contra la exclusión y la desigualdad, lo que implica ampliar coberturas, reducir trámites y agilizar respuestas para brindar mayores oportunidades a las personas. 

Desde la Asociación Arrabal-AID continuaremos trabajando por y para una sociedad más justa, ofreciendo nuestro apoyo a toda la ciudadanía y especialmente a aquellas personas en situaciones de especial vulnerabilidad, para que puedan hacer pleno ejercicio de sus derechos y partícipes de una ciudadanía activa, seguiremos midiéndolo, celebrando cada logro, investigando y manteniéndonos a la vanguardia de la innovación social.

Compartir el artículo

stats