Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Pedro de Silva

En corto

Pedro de Silva

¡Mamá!

Qatar no existe en nuestro léxico, pese a lo cual existe (una paradoja más explicativa de lo que parece). Según la RAE debe hacerse la adaptación escribiendo Catar, pero perderíamos la paradoja y su valor metafórico. Las crónicas que llegan de Qatar o Catar son estremecedoras y reflejan la imposible adaptación de un sistema medieval, sin derechos, al modo de vida de Occidente. La versión Catar tiene la ventaja de dar cuenta de su función en el mundo, que no es otra que catar los fluidos nutricios de la tierra para alimentar al sistema, o sea, a nosotros. Catar, junto al resto de catadores de hidrocarburos, nos amamanta a todos los adictos al néctar, recibiendo a cambio, en un colosal lavado de su falta de derechos, derechos de curso legal para consumir lo mejor de nuestros frutos. La nodriza Catar es en el fondo nuestra segunda madre, por más que reneguemos de ella o nos flagelemos.

Compartir el artículo

stats