Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

MÁLAGA SOLIDARIA

Lola Fernández Gutiérrez

Presidenta de INCIDE

Violencia contra las mujeres: Una lacra social insoportable

Mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de año

Otro año, un año más, como cada año, llega el 25 de noviembre y, quienes luchamos contra la violencia patriarcal en todas sus formas, empezamos a recabar números. Los números de vidas truncadas por la violencia machista.

Aunque algunas expertas nos dicen que repetir tanto los datos puede estar normalizando las cifras, nosotras no podemos dejar de pregonarlas a los cuatro vientos. Se nos hace muy difícil aceptar que la sociedad, esta sociedad en la que criamos a nuestras hijas, deje de conmoverse ante las 1.117 asesinadas en los últimos 20 años, que alguien normalice a los 44 menores asesinados por sus padres para ejercer violencia extrema contra sus madres, o que alguien pueda no estremecerse ante los 327 niños y niñas que han quedado huérfanos por la pérdida de sus madres a manos del asesino que es su padre.

Tampoco podemos entender que la sociedad esté normalizando una situación en la que, como corroboran los datos estadísticos, el 57,3% de las mujeres en nuestro país hemos sufrido algún tipo de violencia a lo largo de nuestra vida.

Por eso, este año, queremos incidir en lo que hay detrás de los números. Lo que queda después de que un machista asesino decida acabar con la vida de una mujer, y la dimensión del dolor que deja detrás de sí y, también, el estado de terror en que viven las víctimas en sus entornos familiares:

Niños y niñas huérfanos que deberán superar el dolor de la pérdida y el horror de asumir que su padre fue el asesino, familias devastadas sin comprender como pasó todo a su alrededor sin poder evitar el desenlace, padres ancianos que deben convertirse en padres y madres de sus nietos, relaciones familiares desgarradas, proyectos de vida pisoteados, mujeres aterrorizadas, criaturas viviendo entre violencia y maltrato…

Y tenemos que insistir en ese otro número: el de las mujeres víctimas que conviven con su maltratador. Las víctimas potenciales de las que sabemos, con absoluta certeza, que muchas de ellas serán, el próximo año, una vida truncada. Esas mujeres que viven el horror en sus casas y llevan el miedo pegado al alma. Ese miedo que evidenciamos y corroboramos quienes trabajamos en la atención a mujeres maltratadas. Muchas de ellas se saben susceptibles de que su nombre, en cualquier momento, podría ser el que saltara a las páginas de los medios como asesinadas por violencia machista. Y las oímos llorar porque saben lo que tendrían que hacer pero las paraliza el miedo a lo que pueda pasarles a ellas y a sus hijos e hijas si decide tomar medidas…

Por eso, este año, volvemos a mostrar las cifras de la vergüenza, pero, sobre todo, este año queremos gritar, alto y fuerte, que es insoportable seguir permitiendo la lacra social que es la violencia contra las mujeres y que todos y todas estamos interpelados en acabar con ella.

Que nadie mire para otro lado, que nadie se quede en las cifras. Que ninguna administración haga dejación de su responsabilidad, que la ciudadanía no se inhiba, que la sociedad dé respuesta.

Se lo debemos, nos lo debemos.

Compartir el artículo

stats