Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

García Galindo

Un viaje al mundo del Jerez en cincuenta preguntas

El pasado día 17 de noviembre se presentaba en el salón regio de la Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga un nuevo libro de Serafín Quero Toribio, uno de nuestros mayores expertos en el mundo y la cultura del vino, que lleva por título ‘El vino de Jerez. Cincuenta preguntas’. Editado por Miguel Gómez Ediciones, y patrocinado por TSS Group, se trata de una extraordinaria aportación bibliográfica a una cultura que ha condicionado la economía y la sociedad de todo un territorio.

La aventura de leer nos depara siempre muchas sorpresas y las de este libro vienen de la mano de un filólogo que explora con esmero intelectual y conocimiento enológico la historia y el presente de unos vinos que se remontan a la Ceret romana y que a la postre se convirtieron en nuestros primeros vinos internacionales. La extensa producción bibliográfica de Serafín Quero sobre el mundo del vino se ha caracterizado siempre por su rigor y amenidad. Profesor de Lengua y Literatura de la Universidad de Dresde (Alemania), y miembro de la Academia Gastronómica de Málaga, Serafín Quero conjuga a la perfección su conocimiento lingüístico y literario con su pasión por el estudio del vino, esa ‘vitis vinífera’ que se ha expandido y adaptado en tantos rincones del mundo y que afortunadamente encontró en España uno de sus lugares privilegiados.

De sus primeras 120 preguntas sobre el vino hasta las 50 actuales sobre el vino de Jerez, su obra ha abordado la geografía internacional del vino con un afán científico y educativo, que es resultado de una larga trayectoria docente y de una inequívoca vocación investigadora y divulgativa. Los libros de Serafín Quero sobre el vino no están hechos solo para leerlos, porque están redactados con un estilo sensorial que casi nos permite saborear los vinos que describe. Son libros para ‘bebérselos’, son libros que invitan a la degustación, y a sentir la cultura que palpita en cada uno de aquellos vinos.

Este profesor español, amante de la historia y de la literatura, es un investigador de la cultura que emana de los grandes caldos, de la enología, y de la gastronomía con la que comparte mesa. Nuestro autor recala en el vino de Jerez, Xerez o Sherry, con la misma finalidad cultural, consciente de que el vino no se puede entender sin conocer su historia, su literatura, su geografía, y en definitiva toda la cultura que encierran. Las políticas de promoción del turismo deben tener esto en cuenta. El turismo enológico lo es cuando el vino se aprecia como cultura, porque le atribuye sentido, y porque el transcurrir del tiempo es la materia prima con la que se produce el buen vino, la misma con la que se forja la cultura de un pueblo. Desde la Ceret romana, donde ya se producía el vino ceretiano, a la Sêris musulmana, al Xerés castellano, y hasta el Jerez actual. Y desde el inglés Sherris, como escribía el mismísimo Shakespeare, al Sherry actual, el libro es una verdadera enciclopedia del vino de Jerez, que estoy seguro encantará a todos los que se acerquen a su lectura.

Los vinos de Jerez fueron además los primeros vinos transoceánicos españoles (la expedición Magallanes-Elcano llevaba 253 botas y 417 odres de vino), y junto a los de Madeira son los dos grandes vinos de ida y vuelta. Sin duda, los británicos fueron los artífices incuestionables de la expansión de los vinos de Jerez por todo el mundo, y parte de los capitales invertidos en la vinatería jerezana fue de origen británico, aunque fueron formados como resultado de sus otras actividades en la región. Los vinos de Jerez poseen también uno de los Consejos Reguladores de la denominación de Origen más antiguos de España, que data de 1933, detrás del de La Rioja, coincidiendo con la primera Ley española del Vino. Su antigüedad y su importancia económica y comercial, por tanto, son evidentes, dando forma al pujante Marco de Jerez, triángulo formado por las localidades de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y El Puerto de Santa María, abarcando además las localidades de Chiclana, Chipiona, Puerto Real, Rota, Trebujena y Lebrija.

El libro es, en definitiva, una verdadera lección sobre los vinos de Jerez, y sobre todo lo que se ha edificado a partir de ellos, una economía y una cultura que forman parte de nuestro patrimonio. Y todo eso nos lo cuenta Serafín Quero con rigor y amenidad.

Compartir el artículo

stats