Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Vicente Almenara

LA SEÑAL

Vicente Almenara

Letras y espías

La ingenuidad y el candor me maravillan, pero en los niños. Que el alcalde de todos los malagueños y su equipo de gobierno apoyaran una declaración de Unidas Podemos a favor de Irene Montero -que, gracias a ella, los malvados ven reducidas sus condenas-, y después increpen a nuestro regidor en la manifestación del 25N contra la violencia de género, le llamen fascista y le griten que se marche de la mani es conmovedor. Siempre te morderán la mano que les tiendas. La violencia y la sinrazón existen, no es que haya que comportarse como ellos, nunca -además sería imposible-, pero tampoco hay que dejarse que te peguen en el patio del colegio, Paco. Porque hay quienes hacen bullyng y con ellos tolerancia cero. A esta derecha, los bárbaros le tienen tomada la medida de su reacción, que es igual a cero y lo que viene después pues ya se sabe.

Y es que Feijóo es un hombre triste, la saudade…, vaya usted a saber. Pero por estas soledades de la madre patria, en las que tanto se habla de los insultos cuando conviene y se blanquea a los bárbaros y bárbaras, no sorprende nada que se aprueben leyes para castigar el enaltecimiento del franquismo, mientras que se defiende despenalizar el enaltecimiento del terrorismo y la sedición. Para todo esto y mucho más está La Casa Invisible, en la calle Andrés Pérez, un local okupado por los enemigos del sistema y que da a la luz un demagovideo que pretende denostar la Expo 2027, que les jode, porque ellos son de la teoría de cuanto peor pues mejor, y además tienen un modelo alternativo corroborado por la historia cien mil veces.

Pero de esto no hablamos en la gran fiesta que todos los años Miguel Aldana, de Autoescuelas Torcal, ofrece por estas fechas a sus empleados y amigos, en esta ocasión el sábado 26 en el Polígono El Viso. Entonces ya estaba más tranquilo después de conocer que Iglesias será, por fin, profesor, a la tercera y con un tribunal muy político, que es lo que se lleva. En Secundaria, eso sí, los profes dicen que «no podemos dar clase por las amenazas, insultos y agresiones», y entonces crecen las bajas por ansiedad y depresión de los docentes atacados por estudiantes y padres. Y es que los institutos no deberían convertirse en territorio ucraniano pero los cafres insisten. Por cierto, que Bergoglio irrita a Moscú por hablar de la crueldad de los chechenos y los buriatos, como antes había enfadado a Ucrania por otros desatinos, equidistancia se llama. En Kiev ya ni le esperan, él debería ser el primero en el testimonio de la Iglesia y la verdad, pero no, la historia le adelanta.

Y la susodicha acusa al PP de «promover la cultura de la violación», pero Batet no la echa del Congreso, que para eso está Patricia Rueda, que es de Vox, que se atreve a decir que los de Bildu son filo terroristas y no monjes carmelitas, habrase visto, hablar así de los socios del Gobierno..., por Dios, Patricia…

Pero lo más fuerte es que la Audiencia de Sevilla condena a un año de cárcel al ex administrativo de UGT que hizo luz sobre las supuestas facturas falsas que los dirigentes sindicales habrían manufacturado, popes que todavía no han sido juzgados y a los que la Fiscalía Anticorrupción ha pedido 26 años de cárcel y 200 millones de multa por desviar 40,7 millones de euros en subvenciones de la Junta; pero tú pide, que después llegan los indultos y la reforma de los delitos. O la realidad coincide conmigo o cambio la realidad, punto. Algunos lo decimos en la primera jornada de Letras y Espías, o Club Le Carré, que preside el veterano periodista y escritor Fernando Martínez Laínez. En el Colegio de Abogados -y gracias a GVA Gómez-Villares & Atencia y Anthelex International- nos citamos hombres de letras, militares, policías, abogados, fiscales, empresarios… un éxito a repetir antes de que…, ya saben. Se lo digo al abogado Alejandro Hernández del Castillo que habló con valentía de la libertad de expresión a propósito del Consejo de Seguridad Nacional. Jorge Manrique se expresó de esta guisa:

Y los otros dos hermanos,

maestres tan prosperados

como reyes,

que a los grandes y medianos

trajeron tan sojuzgados

a sus leyes;

aquella prosperidad

que tan alta fue subida

y ensalzada,

¿qué fue sino claridad

que cuando más encendida

fue amatada?

Compartir el artículo

stats