Aunque nuestra ACB no tiene parón estas fechas, el equipo entrenado por Ibon Navarro tuvo la pasada semana el final de la primera fase de la FIBA BCL, con la derrota ante la Dinamo Sassari.

Pese a caer frente a los sardos, la actuación del equipo malagueño en la competición europea es la que se pretendía frente a equipos inferiores, con un buen trabajo, además, terminando en la primera posición del grupo. Ahora viene un descanso en Europa hasta el 25 de enero.

Cara a la siguiente fase, el Unicaja tendrá como rivales en su grupo al Galatasaray Nef, primero de grupo frente a Hapoel Holon, Filou Ostende y Legia Varsovia. Y los otros dos saldrán de las eliminatorias AEK Atenas-Tofas Bursa y MHP Riesen Ludwigsburg-Limoges.

La situación se va complicando, como era de esperar. Sin ser equipos de primerísimo nivel, no van a ponerlo fácil y no hay que perder de vista que en la misma competición la temporada pasada una derrota en Ostende castigó al equipo, perdiendo el factor cancha frente al BAXI Manresa. Aunque no sé yo si se hubiera clasificado de no quedar fuera de competición el Prometey.

El único rival asegurado es el equipo fundado por los estudiantes del Liceo Galata de Estambul, anterior escuadra de David Kravish. Está actualmente en la sexta posición de la BSL turca. Un equipo bien entrenado por el griego Andreas Pistiolis, siempre a la sombra de Dimitris Itoudis, tanto en Panathinaikos, cuatro años; Banvit, uno y CSKA Moscú, ocho. Fue firmado en marzo del pasado año, tiene en la figura del ex Obradoiro y Maccabi Angelo Caloiaro uno de sus mejores hombres, en minutos (casi 30 por partido junto a Dee Bost), puntos (más de 10 con Dylan Ennis -ex Gran Canaria y MoraBanc Andorra-, Tyrus McGee, Bost y Sadik Kabaca), rebotes (casi 5, junto con Kabaca) y valoración (más de 10, junto con Bost, McGee, Ennis y Kabaca). Un equipo compacto con elementos muy reconocibles que vive mucho de la capacidad organizativa del nacionalizado búlgaro Bost, su mejor pasador con más de 5 asistencias por partido.

La eliminatoria de Tofas Bursa y AEK pondrá frente a frente a otros dos entrenadores griegos, el ex Panathinaikos Dimitris Priftis en los turcos, y a Ilias Kantzouris en el antiguo equipo de Curro Segura.

Los otomanos, situados en su liga en octava posición, con media docena de victorias y derrotas, vienen de quedar terceros en el grupo A, con el SIG Estrasburgo, UCAM Murcia y Falco Vulcano Szombathely. Tienen al conocido Deon Thompson en sus filas, pero los jugadores más destacados son el senegalés Boubacar Toure, en puntos y rebotes (10 y 7, respectivamente); el base turco Berk Ugurtu (más de 5 asistencias por partido), y el ex Mónaco, Rob Gray, jugador más usado (más de 30 minutos), más anotador (más de 10 puntos), y más valorado (casi 15 en cada encuentro). Completan el cinco ideal de Priftis el ex Burgos Suleiman Braimoh y Tyler Ennis, hermano del actual jugador de Galatasaray.

Los de «La Reina del Sur» ostentan el quinto puesto de la GBL helena, con 6 victorias y 3 derrotas. Quedaron en segunda posición del grupo B, con Telekom Bonn, Pinar Karsiyaka y UNAHOTELS Reggio Emilia. El entrenador Katzouris, debuta tras ser ayudante en Brose Baskets y estar el pasado año en el Kolossos Rodas. Los jugadores importantes son el estadounidense Kenny Williams, el panameño Akil Mitchell y el letón Janis Strelnieks, estando entre los jugadores más usados, que más anotan y mejor rebotean, además de ser los que más aportan en cuanto a valoración.

La otra eliminatoria la jugarán el MHP Riesen Ludwigsburg y el Limoges. Los primeros, en cuarta posición de la Bundesliga, con un balance de 7-3, fueron segundos en el grupo E junto a Hapoel Jerusalén, Darussafaka y Bakken Bears.

Entrenados por Josh King, que llegó a Ludwigsburg hace cinco años, tras entrenar en varias universidades americanas. Salvo el pasado año en el USK Praga, todo su periplo europeo ha sido allí. Las piezas principales de su engranaje son Prentiss Hubb, Justin Johnson, Isaiah Whitehead y Jhonathan Dunn. Con siete estadounidenses, es un equipo complicado, con ritmo alto y duro como rival.

Los franceses de Limoges intentan lentamente recuperar la brillantez de antaño. Entrenados por segundo año por el italiano Massimo Cancelleri, cuatro años ayudante en la Olimpia Milán y dos de entrenador principal en Rávena, están en sexta posición en la ProA francesa, con 8 victorias y 6 derrotas. Se han clasificado para esta eliminatoria tras quedar terceros en el grupo F, junto a BAXI Manresa, Benfica y VEF Riga.

Tienen al jugador de las Islas Vírgenes Desi Rodríguez como el más productivo, tanto en valoración como enrebotes . Y es el segundo máximo anotador tras Bryce Jones. Junto a Nicolas Lang, Javontae Hawkins y Wilfried Yeguete, son la base del equipo.

Resumiendo, conocidos de otra época como Galatasaray, Tofas o Limoges, nuevos posibles visitantes como MHP Riesen o AEK. Rivales ante los cuales pelear por un objetivo que ya se incluyó desde el club como principal: play off ACB, Copa del Rey y Final Four en la BCL. Pero para eso falta un mes.

Mientras tanto, lo inmediato es pelear mañana mismo contra el UCAM Murcia en un envite que será durísimo, y es lo primero a resolver.