Cartas de los lectores

Enrique Stuyck Romá

POSTUREAR VIENE DE POSTUREO

Y no al contrario, como podría parecer, porque desde que aparecieron las redes sociales surgió de inmediato el término posturear, en el sentido de aparentar, de llamar la atención, de presumir.   Ambos, tanto el sustantivo como el verbo son neologismos que se han incorporado a nuestro lenguaje coloquial por la extraordinaria exposición a la que sometemos cualquier movimiento en nuestra vida diaria, y es en ese sentido en el que una palabra como esta que, en definitiva, viene de postura, ha calado muy hondo y es utilizada en todo tipo de conversaciones para referirse a ello.   Sin embargo, aunque parezcan palabras asignadas a un nuevo concepto, no lo son tal, porque desde el principio de los tiempos se viene practicando esta costumbre, aunque con diferentes expresiones, y lo que ahora se conoce como posturear, antes, mucho antes, se decía chulear, o chulearse, que viene a ser lo mismo.