MÁLAGA SOLIDARIA

InnoSocial Málaga, premio a la transformación de la realidad

Francisco Palma Usagre

Francisco Palma Usagre

La sociedad actual se enfrenta a retos sociales de distinta índole cuya resolución no resulta ni mucho menos sencilla. Reducir las desigualdades, garantizar los derechos humanos, cuidar el entorno que nos rodea, proporcionar un mínimo de bienestar a la ciudadanía y un acceso igualitario a salud, educación o cultura, por poner algunos ejemplos, son Objetivos de Desarrollo Sostenible en los que cada día se esfuerzan cientos de personas, organizaciones y estamentos en todo el mundo.

Trasladando este panorama global a la escena local, podemos celebrar aquí cómo decenas de propuestas intentan desde la provincia malagueña poner su grano de arena a paliar las distintas necesidades sociales existentes, en muchas ocasiones y sin ser verdaderamente conscientes, aplicando valores y criterios propios de la innovación social, que se ha convertido en la herramienta para transformar la realidad.

Responder a las necesidades de la comunidad sin dejar a nadie atrás, generar un impacto positivo de acuerdo a los ODS y constituir de algún modo una respuesta novedosa y diferente, permitiendo su réplica en otros lugares son los aspectos que, a grosso modo, comparten todas las iniciativas socialmente innovadoras y sus promotores, donde se encuentran tanto personas emprendedoras como entidades del Tercer Sector, que muestran así su verdadero compromiso y conocimiento certero de las causas sociales sobre las que intervienen, pero también el sector público, universidades y centros de enseñanza o el propio tejido empresarial, abierto a compartir aprendizajes y establecer alianzas estratégicas, sabedores de la creciente exigencia por parte de clientes y personas usuarias en cuanto al desarrollo de su responsabilidad social aplicando valores de inclusión.

Para visibilizar y reconocer a todas estas iniciativas innovadoras e impulsar su consolidación en el siempre complejo contexto económico, el área de Participación Ciudadana, Acción Exterior y Transparencia del Ayuntamiento de Málaga y la Asociación Arrabal-AID han diseñado los Premios InnoSocial Málaga que en 2023 alcanzan su tercera edición y cuyo plazo de inscripción está abierto hasta el 26 de marzo. Unos galardones con la aspiración de favorecer el desarrollo local, la suma de ideas y la generación de sinergias para dar respuestas a desafíos en los que resulta fundamental la participación e implicación de la sociedad en su conjunto.

Aunque pudiera parecer que son pocos los proyectos que se esfuerzan en buscar soluciones a retos como el aprovechamiento sostenible de los recursos o la mejora de nuestra calidad de vida, la realidad demuestra que ocurre más bien lo contrario. Así, son muchas las aportaciones que ya han sido merecedoras de este reconocimiento y que actúan en local pensando en global. Los filtros potabilizadores ‘The Social Water’, ganadores en 2022 por paliar la falta de agua en el mundo y prevenir enfermedades, es ejemplo de ello; como también los son la iniciativa municipal ‘Málaga Ciudad CardioProtegida’, que fomenta la responsabilidad ciudadana respecto al manejo de un desfibrilador semiautomático, cuya implantación en puntos de gran concentración de personas ha demostrado su capacidad para salvar vidas; así como el prototipo ‘Araassistant’, un asistente de realidad aumentada para personas con deterioro cognitivo que impulsa el alumnado del IES Campanillas.

Y si algo de bueno tiene InnoSocial Málaga es que consigue insuflar nuevos bríos a todas las iniciativas innovadoras presentadas, convirtiéndose en un altavoz para que el buen hacer de cada propuesta llegue a más personas, logrando mayor impacto, consolidación y reconocimiento. Bien saben esto en Childfy, la app de economía colaborativa que promueve la movilidad sostenible y la conciliación familiar que, tras su distinción en Málaga, se convertía por su originalidad en la mejor solución para el #schoolmobilitychallenge de Cascais, dentro del programa City Raptor 2022 organizado por EIT Urban Mobility. 

Todos estos casos deben servir de estímulo para animar a presentarse a toda iniciativa, propuesta e idea que, al margen de su tamaño o arraigo en un barrio de la capital o en un pueblo de la provincia, tenga la capacidad de ver lo que nadie ve, donde todos miran. La innovación social está a nuestro lado, es el momento de recocerla y ponerla en valor.

Suscríbete para seguir leyendo