Memoria en Verde y Morado

Vaya par de gemelos

Con una política que busca sacar rédito deportivo y económico a su apuesta por la base, la Penya se resiste a perder la esencia de la «poción mágica»

Memoria en verde y morado | Vaya par de gemelos

Juanma Rodríguez

Juanma Rodríguez

Estamos en 2023. Todas las plantillas de la ACB están ocupadas por comunitarios, pasaportes cotonú y extranjeros de latitudes inexploradas. ¿Todas? ¡No! Una ciudad, Badalona, y su club, la Penya, resisten todavía y siempre gracias a una prolífica cantera. Y le ponen las máximas dificultades a sus rivales dentro y fuera de nuestras fronteras. Desde la fundación en 1930 del «Penya Spirit de Badalona», el club catalán ha conseguido mantenerse siempre en la máxima categoría del baloncesto patrio junto al Real Madrid, eso sí, con una filosofía radicalmente diferente al equipo merengue. La prolífica cantera del Joventut es su principal seña de identidad. Fuente inagotable de talento, la primera plantilla del club de Badalona cuenta cada temporada con varios jugadores criados en las categorías inferiores. Con una política que busca sacar rédito deportivo y económico a su apuesta por la base, la Penya se resiste a perder la esencia de la «poción mágica». Joel Parra, Pau Ribas, Ricky Rubio o Rudy Fernández son algunas de sus perlas más recientes, en una lista infinita si nos remontamos en el tiempo.

A finales de los años 80, en un Joventut transgresor y moderno, se criaban con mimo dos interiores dotados de gran talento y futuro. Carles Ruf y Juanan Morales, un par de jugadores diferentes a la vez que complementarios. Ruf, rubio y de origen finés, fue un adelantado a su tiempo, un pívot con gran técnica individual y dotado de un fabuloso tiro exterior, pionero de la tan preciada figura del «4 abierto». Morales, moreno y nacido en Bilbao, cumplía a la perfección el rol de pívot puro. Su gran envergadura (más de 2,30 metros) le convertían en un gran intimidador, un coloso en el rebote y en el juego dentro de la pintura. Rara avis, dos pívots nacionales de más de 2,10 metros de altura, Carles y Juanan dotaban de versatilidad al juego interior verdinegro y conferían profundidad a la plantilla.

La primera vez que coincidieron se remonta al verano de 1981, cuando siendo niños, se enfrentaron en el Escobasket (campeonato oficioso de minibasket). Ruf, máximo anotador del torneo con el equipo de los Corazonistas, tuvo que pelear duro con su futuro compañero Morales que jugó con su colegio bilbaíno de Loyola. Varios años después, Carles y Juanan coincidieron en el equipo juvenil del Joventut, forjando una sólida dupla en la cancha que, con el paso del tiempo, llegaría a compenetrarse con una simple mirada.

La temporada 87/88 supuso el ascenso de nuestra pareja a la primera plantilla del equipo dirigido por Alfred Julbe. Junto a Reggie Johnson, campeón de la NBA con los Sixers de Philadelphia, y Joe Meriweather, el rubio Ruf y el moreno Morales eran unas de las parejas más prometedoras del baloncesto español. Díaz Miguel, longevo seleccionador, los tenía bajo su radar para rejuvenecer el juego interior de un equipo nacional que necesitaba sangre fresca para apoyar al gran Fernando Romay.

Vaya par de gemelos

Carlos Ruf y Juanan Morales / Juanma Rodríguez

En sus duelos con el Caja de Ronda durante la temporada 90/91, Ruf y Morales tuvieron luces y sombras. En el partido celebrado en Badalona, Ruf anotó 7 puntos y atrapó 9 rebotes mientras su compañero Morales logró 6 puntos y 6 capturas para una contundente victoria local por 30 puntos. En Ciudad Jardín, el club catalán volvió a pasar por encima de los malagueños aunque esta vez Morales no pudo jugar y Ruf salió esquilado. Minutos finales, Carles recibe un balón en la línea de fondo, dirigiéndose con decisión hacia la canasta cajista. Convencido de conseguir un espectacular mate, el rubio jugador es taponado por sorpresa y con contundencia por el saltarín Mike Smith. Como colofón, un soberano gorro y una regañina de Lolo Sainz en el posterior tiempo muerto. Ruf y Morales, rubio y moreno, dos jugadores irrepetibles, una pareja de «gemelos» muy especial. En la actualidad continúan ligados al basket y al Joventut, Ruf como patrono de la Fundación «Badalona, capital del baloncesto» y Morales como presidente de una Penya que sigue creciendo desde abajo.

[object Object]

¿Sabías que el Joventut tiene una mascota llamada D-MONI (el demonio)?