Málaga de un vistazo

Políticos hollando

Angelines de Lorenzo

Angelines de Lorenzo

Leí una noticia sobre el pleito del Colegio de Arquitectos de Málaga contra el Ayuntamiento, por una licitación que ganó un estudio de arquitectura granadino, único concurrente que aceptó las bases y precio estipulados para actualizar el catálogo de edificios protegidos por el PGOU, instrumento que lleva lustros esperando una actualización. Entendí que el Ayuntamiento señalaba al C.O.A. de impedir que la ciudad avance por este pleito, así que indagué. Parece que los precios del cualificado trabajo eran nimios. También parece que los partidos políticos de alternancia en Ayuntamiento y J.A. no han sido diligentes ni certeros con la planificación urbanística. El derruir y enfrentar como piedra angular de captación de votos, el político y su partido como Mesías contra todo maligno que les hace fracasar en su todopoderosa gestión. Eso sí, subiéndose sueldos, pero los arquitectos que no quieren que infravaloren sus servicios, ¡callen!

Los políticos cobran bien y siempre, aunque no cumplan, fallen o se excusen de su trabajo; no responden ni con un seguro de responsabilidad civil, ni sufren ser autónomos. Los colegios profesionales están para garantizar el ejercicio profesional, su dignidad y su correcto papel en la sociedad, aportando seguridad jurídica… Pueden y deben litigar en defensa de sus colegiados y denunciar la mala praxis, hasta la política, a cualquier nivel, sin tener en cuenta los partidos, como garantes del tándem profesionalidad-evolución social. Sabemos que sin un PGOU actualizado al marco legal que le afecta (Ley Patrimonio Histórico Andaluz) y un modelo de desarrollo futuro, sólo caben parches y rascacielos a golpe de reformas especiales, a medida de los inversores solicitantes de licencias de obras. Es decir, el caos. Alternancia política en procrastinación y parcheo, sin escatimar según qué, ni contar con el tejido social. Poco pasa…

Políticos hollando en todas sus acepciones.

Suscríbete para seguir leyendo