REDES

Los españoles y la Inteligencia Artificial

Centros de investigación de todo tipo publican a diario decenas de documentos sobre la inteligencia artificial

El chatbot con inteligencia artificial de OpenAI, ChatGPT, ahora puede "ver, oír y hablar"

El chatbot con inteligencia artificial de OpenAI, ChatGPT, ahora puede "ver, oír y hablar"

Enrique Benítez

Enrique Benítez

El mundo bulle debido a la inteligencia artificial (IA). Centros de investigación de todo tipo publican a diario decenas de documentos sobre este concepto, sus herramientas y aplicaciones, su potencial creativo y destructivo, sus beneficios y sus riesgos. Joe Biden firma una Orden Ejecutiva para tratar de ordenarla y gobernarla. En el Reino Unido, una cumbre global aprueba la Declaración de Bletchley, tan prometedora como no vinculante. El secretario general de Naciones Unidas crea un consejo asesor de altísimo nivel para, asimismo, analizar las consecuencias para la humanidad de la explosión inteligente. Y en Hiroshima los siete países más poderosos del mundo occidental acuerdan un código de conducta para los desarrolladores de IA.

En Estados Unidos, el Pew Research Center realiza encuestas periódicas a los ciudadanos sobre sus percepciones en torno a la IA. La última, de finales de agosto, revelaba una creciente preocupación pública por el papel de la IA en la vida cotidiana. En el debate entre beneficios y riesgos, con la polémica introducción de la idea de «riesgo existencial para la humanidad», parece que gana terreno una visión cada vez más crítica. Pero ¿qué ocurre en España? ¿Qué saben los españoles sobre la IA, qué piensan sobre todo esto?

El Observatorio de Contenidos Audiovisuales de la Universidad de Salamanca tiene la respuesta a estas preguntas. Su ‘Informe Público de Percepción Social de la IA en España’ pasó injustamente desapercibido. Apoyado en una encuesta con preguntas cerradas a una muestra representativa de la población española, de 684 personas, proporciona datos y pistas relevantes para conocer el estado de la cuestión.

Sólo el 16% está muy familiarizado con la IA, la comprende y utiliza, mientras que otro 45% afirma estar familiarizado, pero no utilizarla. Sin embargo, las percepciones globales son positivas, ya que tres cuartas partes creen que la IA ayudará a resolver problemas complejos. Entre los aspectos positivos, destacan que es impresionante lo que la IA puede hacer, y que hay muchas aplicaciones beneficiosas. Entre las cuestiones negativas, se mencionan que la IA se utiliza para espiar a las personas y que las organizaciones la utilizan de manera poco ética. Del estudio se desprende la influencia mediática en la creación de la opinión pública, y también que lo más conocido y cercano para muchas personas son asistentes virtuales como Alexa o Siri. Queda mucho trabajo por hacer.