Cartas de los lectores

Mar Ramos Navarro

La suerte

La suerte, generalmente asociada a algo deseable para el ser humano, pero, que sucede siempre de manera fortuita o por pura casualidad, es un fenómeno presente en nuestra vida cotidiana a la que algunos la suelen relacionar con la psicología, astrología o hasta incluso con la superstición.   Asi, sucede que a pocas semanas del Sorteo de Navidad 2023, el más famoso del año, indiscutiblemente, no hay más que ver cómo la gente hace filas interminables en las administraciones de Lotería de nuestras ciudades para adquirir su ansiado décimo, con el firme convencimiento de que si les tocara el próximo día 22, podrían cambiar sustancialmente sus vidas.   Los loteros, en cambio, que no parecen dar abasto tras la cristalera de sus locales y pese a que empezaron sus primeras ventas allá en el inicio del verano pasado, manifiestan que nunca se han permitido calcular el número de personas que pasan diariamente por las colas, ya que circula la «leyenda urbana» de que ser aficionado a las cifras, trae siempre mal fario, es decir, mala suerte.   Y es que, dejando a un lado el carácter, autoestima y ritos/rituales personales, entre otros, resulta absolutamente cierto que mientras los pesimistas con su pensamiento en negativo reducen sus posibilidades de acierto, los optimistas, por el contrario, gracias a sus ideas positivas aumentan enormemente las opciones de ser favorecidos por la Diosa Fortuna.