En corto

Retratos que retratan al retratista

Pedro de Silva

Pedro de Silva

En el caso Koldo los retratos del sujeto suelen subrayar que antes de ser fichado por cargos del PSOE (primero de chofer-escolta y luego de «asesor», al parecer), había trabajado de portero de discoteca, y también de un local de alterne, como si esos trabajos lo hicieran ya por eso mismo sospechoso, o incluso fueran circunstancia agravante. Si se prueba aquello por lo que se le investiga, Koldo se merece que caiga sobre él todo el peso de la ley sin dejar un gramo, pero, caramba, dejemos de mentar con ese tonillo su antiguo empleo de portero de sala mientras no ataña al caso. Hay en esos retratos un tufo a clasismo y moralina que apesta, como si no fuera tan digno el trabajo de portero de discoteca, o incluso de «local de alterne» si es legal, como el de director de un banco, profesor, tertuliano, párroco, militar de estado mayor o, desde luego, columnista. Al menos para mi lo son.

Suscríbete para seguir leyendo