Opinión

Genios entre las cuerdas

Málaga

06-06-2024

Teatro Cervantes

  • Dirección: Rumon Gamba
  • Solista: Ramón Ortega Quero
  • Programa: Serenata en Mi menor, op. 20, de E. Elgar; Concierto para oboe y orquesta en Do Mayor, K314, de W. A. Mozart y Petrushka (suite para orquesta), de I Stravinsky.

A pesar de la situación que atraviesa la Filarmónica de Málaga, el penúltimo de los abonos de esta temporada que se ha visto alterada tras el abono de Semana Santa, el conjunto no sólo propició un ejemplo de altura técnica; un ejercicio musical de principio a fin del programa arropados por dos grandes músicos; el director titular de la Sinfónica de Oulu el maestro Rumon Gamba y el oboe doblemente coronado de Ramón Ortega solista de la Sinfónica de la Radio de Baviera; sino también artístico dado el arco temporal propuesto artísticamente por el maestro titular de la OFM, José María Moreno, para este encuentro que abarcaba desde el clasicismo mozartiano, a la perspectiva folklorista de Stravinsky en una de las versiones más sólidas de la Suite del ballet Petrushka leídas por los profesores de la Filarmónica.

La Serenata en Mi menor de Elgar es considerada entre las primeras páginas de madurez del compositor inglés. Aunque su redacción es más temprana, su publicación se retrasaría hasta 1892 incluyendo una revisión definitiva de esta página de arquitectura clásica y articulada en tres tiempos contrastantes. Inspirada para conjunto de cuerdas fue sin duda un momento para tomar el pulso de las secciones de cuerdas de las que sobresalió un empaste más redondo y por tanto influenció decididamente en la emisión de las secciones destacando el sentido oscilante y expresivo que tanto atriles como batuta extrajeron de esta página de sentido circular puesto que los movimientos extremos están conectados en ánimo. Rumon Gamba marcó dinámicas expresivas anotando un punto de lirismo en el delicado largetto central.

Aunque posteriormente fue adaptado para flauta, el Concierto para oboe y orquesta en Do Mayor, K314 del genio de Salzburgo reúne buena parte de las claves del catálogo mozartiano en cuanto a desarrollo temático, exigencia técnica para el solista y contraste de las formas. Partitura concertante obligada del repertorio para oboe que coincide además en uno de los momentos creativos más febriles de Mozart. Para la ocasión la OFM contó con la participación iluminada del oboe del maestro Ramón Ortega Quero.

R. Ortega hizo una lectura de esta página articulada en tres tiempos contrastantes con inclusiones de cadencias en los tres tiempos medida, dosificando intensidad, color sobre la base de un fraseo pulcro y preciso que es precisamente clave para afrontar la página. La agilidad dibujada por el oboísta granadino en el primer tiempo contrastó con el motivo central antes de atacar el no menos comprometido y ágil rondo conclusivo con el que coronó la versión leída junto a los profesores de la OFM donde destacó especialmente las maderas del conjunto.

Tras el descanso OFM y Rumon Gamba fijaron la atención en la suite Petrushka de I. Stravinsky. Versión redonda donde la complejidad armónica y rítmica que plantea el compositor quedó reflejada en el ejercicio musical realizado por profesores y la batuta de R. Gamba. Tempos afilados, magistralmente medidos en pulso y dinámica y caudal temático acentuado fueron algunas de las claves de la factura ofrecida de esta inolvidable Petrushka. Rumon Gamba no sólo resolvió con incuestionable solidez artística un programa complejo sino que además ganó el reconocimiento de profesores y crítica otro futurible titular que la oscuridad del Consorcio de la OFM se encargará que sea debidamente engullido y diluido.