Opinión | En corto

Los barones se remueven

Antaño todo barón socialista tenía mando territorial en su partido y también mando en plaza. Hoy la mayor parte han perdido la plaza, tras sufrir varios en su culo, hace un año, una patada electoral dirigida en el fondo al de Sánchez. Aunque el lógico rencor no les haya llevado (o no a todos) a moverle la silla, resistiendo incluso campañas que los hacían «malos socialistas» por no ayudar a la derecha a cargárselo, está por ver qué pasará cuando la redistribución de fondos derivada de la mejora de la financiación de Catalunya afecte a sus dominios. El trabajo de barón ha sido siempre duro, con los ojos bien abiertos hacia los suyos, para ser leal al territorio propio, so pena de perderlo, pero sin dejar de mirar de reojo a Moncloa, para no traicionar la lealtad debida ni ponerse demasiado a tiro de un poder central despechado. Sánchez, desde arriba, tendrá que hacer lo mismo, al revés.

Suscríbete para seguir leyendo