Opinión | En corto

Ojo con generalizar efectos

La historia suele escribirse de delante hacia atrás. Una vez que por causas a veces imprevistas y desconocidas se produce un hecho que por su capacidad para moverlo todo pasa a llamarse histórico, los analistas, para identificar sus causas, desandan el camino, construyendo piedra a piedra el que ha llevado al suceso. La enorme victoria republicana en Francia, no vaticinada por nadie, seguirá ese proceso, al que es imposible resistirse, razón por la que ahora lo intento recurriendo a la idea de «fondo de armario». Cada nación tiene el suyo, del que en condiciones normales solo aflora un efluvio, una especie de olor a antiguo de su identidad profunda. Cuando ésta se ve en peligro y los bomberos aciertan en el tañido de la campana, la gente se levanta y sale a la calle. Pero la clave está en que esa identidad en Francia es republicana, lo que hace al modelo difícilmente exportable.

Suscríbete para seguir leyendo