25 de marzo de 2018
25.03.2018
Procesiones

Un Domingo de Ramos contra los elementos

Las cofradías de la mañana retrasaron su salida ante las precipitaciones esporádicas, lo que provocó un cambio en el itinerario de Pollinica para no coincidir con Salutación

25.03.2018 | 10:19
Fotos: Pollinica | Lágrimas y Favores | Humildad | Humildad y Paciencia | Huerto | Salud | Prendimiento | Salutación | Dulce Nombre 

La lluvia condicionó la primera mitad del Domingo de Ramos, que ha sido bastante accidentado en cuanto a alteraciones del horario y lluvias imprevistas que han cogido a las cofradías en la calle. Esa inestabilidad, sin embargo, empezó a remitir a las 15.00 horas, después de que media hora antes cayera el último chaparrón con la Pollinica, Lágrimas y Favores, Humildad y Paciencia y Humildad en la calle. Aunque fue una lluvia tupida, no llegó a causar daños.

La lluvia obligó a retrasar algo más de una hora la salida de la Pollinica y Lágrimas y Favores, mientras que el resto atrasó unos 20 minutos la hora inicial de salida. Pero la lluvia no fue el único problema vivido a lo largo de este Domingo de Ramos, ya que la Pollinica tuvo un frenazo de unos 30 minutos en la Alameda mientras se arreglaba una arqueta en la rotonda del Marqués de Larios, a la que un operario le aplicó cemento para evitar accidentes mientras la cabeza de procesión de la Pollinica esperaba pacientemente. Poco después, sobre las 18.30 horas, los bomberos tuvieron que desalojar la tribuna A de la Alameda para retirar unas ramas que estaban sueltas en el ficus, mientras pasaba el cortejo de la Humildad.

A los problemas hay que sumar la reorganización de bandas que tuvo que hacer la cofradía de la Pollinica, ya que el retraso acumulado llevó a la Agrupación Musical Santa Cruz (Huelva) a abandonar la procesión antes de terminar, por lo que su puesto tras el trono del Señor fue ocupado por la Banda de Cornetas y Tambores de la Victoria, que iba abriendo el cortejo.

Pollinica

La calle Parras estuvo en un intermitente abrir y cerrar de paraguas. Los hombres de trono se negaban a abrirlos. Por eso se refugiaron bajo las cornisas de los edificios. No paró de chispear. A las 10.15 horas se reunió la Comisión y decidieron volver a retrasar la decisión hasta las 11.00 horas.

Tras la reunión, la comisión decidió volver a retrasar la salida hasta las 11h. Había que pensarlo bien y es que es una cofradía en la que participan muchos niños, lo que complica, aún más si cabe, el gestionar un inoportuno chaparrón que sorprenda en la calle.

Pero antes de las 11.00 horas y cuando nadie lo esperaba salió el sol. La calle Parras se fundió en un aplauso. Fue entonces cuando abrieron las puertas de la casa hermandad para anunciar que realizaban su salida procesional.

Eso sí, la decisión llevó consigo un cambio en el recorrido para no coincidir en la calle con la Hermandad de la Salutación. De esta manera volverán por las calles Duque de la Victoria, San Agustín, Cister, Aduana y Alcazabilla y el encierro se producirá una hora más tarde de lo que estaba previsto, es decir, a las 15.45 horas.

El recorrido alternativo para recuperar el retraso es: Parras, Cruz del Molinillo, Ollerias, Carretería, Pasillo de Sta Isabel, Plaza Arriola, Atarazanas, Ordoñez, Alameda Ppal, Larios, Granada, Plza Carbón, Plaza del Siglo, Duque Victoria, San Agustín, Cister, Aduana, Alcazabilla, Plaza Maria Guerrero, Merced, Madre de Dios, Montaño, Guerrero y Parras.

Lágrimas y favores

La sección de Lágrimas y Favores había previsto retrasar la salida procesional a las 12.00 horas, según informó el hermano mayor de Fusionadas, José Chaves, en contacto con la Agrupación de Cofradías y el resto de hermandades del Domingo de Ramos para ajustar los horarios.


Finalmente, con una hora de retraso por la lluvia, la salida de Lágrimas y Favores cumplió con las expectativas. Esta mayordomía de Fusionadas tiene su complicación, con un protocolo complejo, fotógrafos pululando por la iglesia y una gran cantidad de público y nazarenos. Sin embargo, el bullicio se termina y el orden se impone con una facilidad pasmosa, fruto de una buena cultura cofrade. Cuando empieza la procesión, no hay distracciones. La salida desde San Juan se hizo bajo la lluvia. Es verdad que era fina y no muy intensa, pero lo suficiente como para poner el plástico en el manto y reservar insignias. Filas ordenadas y apretadas de nazarenos abrían el camino entre el numeroso público situado en la salida.


Y llegó el momento de la Virgen de Lágrimas y Favores. La Banda Municipal de Arahal atacó las marchas 'Malacitana' y 'Reina de San Juan' para las maniobras en el interior de la iglesia de San Juan. "Paso Picasso", se escuchó en las naves de San Juan. Paso, mecida, paso. El trono de la Virgen de Lágrimas se paró en el dintel para la salida. Maniobra delicada, precisa. Hombres de trono exteriores fuera del varal y midiendo con precisión.



Humildad

El sol se escondió y privó de esos rayos que hacen brillar el trono del Señor de la Humildad que acababa de salir a la calle desde el interior de la basílica de la Victoria. Comenzaba a bajar el Compás y empezaba a llover. Era un punto crítico y con el recuerdo de la suspensión de la procesión por un chaparrón parecido hace dos años. En esta ocasión la decisión fue de seguir. La Aemet avalaba esa decisión con la anunciada mejoría para las tres de la tarde.

El Señor se cubrió con una gabardina negra que lo tapaba totalmente, incluso el rostro, lo que provocaba una imagen extraña encima del trono. Llovió. Aparentemente mucho. Pero no fue tanto. Cuando terminó de llover las gotas brillaban en el torso de Barrabás, pero las túnicas de los nazarenos y los uniformes de los músicos se secaron al poco tiempo.


Humildad y Paciencia

Los hábitos carmelitas tomaron el Perchel a las cuatro y media de la tarde del Domingo de Ramos, cuando Humildad y Paciencia, la cofradía de la calle La Unión llegaban al puente de la Misericordia con un sol de justicia después de las intermitentes lluvias de la mañana. Como siempre, sin banda de cabeza. Eso sí, hizo viento. Algunos nazarenos se sujetaban el capirote con ambas manos para evitar perderlo por el aire.



Salud

El paso de la hermandad de la Salud por la calle Trinidad es siempre una cumbre estética de la Semana Santa malagueña, un regalo para los sentidos y los sentimientos. La cofradía trinitaria demostró su buen hacer en la tarde del Domingo de Ramos.



Huerto

Los 20 minutos que decidieron este mediodía retrasar sus salidas las cofradías de la tarde del Domingo de Ramos fueron suficientes para que el Señor del Huerto y la Virgen de la Concepción pudieran salir a las 16.50 horas en punto bajo el sol y con un cielo totalmente despejado. Desde la hora oficial de salida, las 16.30, la plazuela de la Virgen de la Concepción estaba llena para ver la salida de la Archicofradía.


Prendimiento

No cabía un alfiler en las calles Capuchinos, Cruz del Molinillo y Ollerías para ver al Señor del Prendimiento y la Virgen del Gran Perdón al filo de las siete de la tarde del Domingo de Ramos. Málaga, año tras años, sigue prendada de Ellos en una historia de fe y devoción. Cuando la cruz guía llegó a Ollerías, la Banda de Cornetas y Tambores rasgaba la tarde con 'Requiem'.

Detrás, una enorme sección de nazarenos y uno de los mejores patrimonios de la Semana Santa malagueña. En ese momento, el Señor culminaba calle Capuchinos con Despojado, interpretada por la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir de Viñeros. Aplausos para la mecida elegante y eterna. Luego, al llegar frente a la casa hermandad de la Piedad, 'Estrella, reina del cielo', donde los hombres de trono se han recreado avanzando a paso corto, como si les diera respeto continuar con el largo recorrido del Domingo de Ramos.



Dulce Nombre

La luz caía ya con fuerza en la calle Dos Aceras, que todavía brillaba por el agua caída poco más de una hora antes. Esa luz contrastaba con el marrón oscuro de las túnicas de los nazarenos del Dulce Nombre, que empezaban a bajar por esta vía en silencio, portando sus cirios color tiniebla y manteniendo las filas muy pegadas. El silencio se iba extendido a la vez que el cortejo de corte franciscano, sobrio y austero, se iba extendido por la calle. La gente, todavía con la algarabía de un Domingo de Ramos, se iba tranquilizando según avanzaban las largas filas de penitentes.



Salutación


Ante las buenas perspectivas que señalaban que el riesgo de lluvia desaparecía para esta tarde de Domingo de Ramos, la hermandad de la Salutación no dudó en salir de la iglesia de San Felipe Neri a su hora prevista, las 16.45 horas. Con ello buscaban también no entorpecer el regreso de Pollinica.

Así, con el sol en el cielo, el cortejo de blancos nazarenos brillaba en su bajada por la calle Parras. Avanzó hasta llegar a Arco de la Cabeza y Pozos Dulces, donde la cofradía demostró que no hay calle que se le resista por pequeña que sea. El público lo esperaba. Querían ver las maniobras del trono por los recovecos de esas calles. Y para admirarlo y disfrutar de ello se hizo el silencio en el entorno. El Nazareno de la Salutación superó los rincones con orden y buen hacer y encaró calle Fajardo con la marcha 'Salve al rey de los judíos', interpretada por la Agrupación Musical María Santísima de los Dolores 'El Rescate' de Linares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine