18 de agosto de 2013
18.08.2013

El Real sigue siendo para la noche

La nueva iniciativa municipal en la zona de la juventud presenta una pobre acogida en el primer día de apertura a las cinco de la tarde

18.08.2013 | 01:05
El Real sigue siendo para la noche
La mayoría de las casetas de la nueva zona estaban vacías.

La principal apuesta del Ayuntamiento de Málaga para la Feria 2013, la apertura de las casetas de la zona de la juventud a las 17.00 horas, presentó ayer una imagen poco alentadora. Las grandes casetas de empresas de bares de copas mostraron una panorámica raquítica, esquelética; camareros cruzados de brazos, charlando detrás de la barra al no tener trabajo fue la instantánea más repetida. Tan sólo la caseta heredera de la carpa que el año pasado estuvo en la explanada de Santo Domingo presentó una afluencia considerable. El resto, poco o nada, esperando a ocupar el Real, como siempre, por la noche.

Más allá de la portada principal, junto a las zonas recreativas del Recinto Ferial de Cortijo de Torres, se encuentra la denominada zona de la juventud. Allí, se esperaba lo nunca visto en el Real. Una afluencia masiva de jóvenes, que supuestamente abandonarían el Centro en favor de este emplazamiento. No fue así, al menos en el estreno del nuevo horario de apertura –17.00 horas–. Tal fue el fracaso que los propios empresarios mostraron sus quejas ante tal panorama. «Hay que perfeccionar muchas cosas. No es normal que unos hayamos abierto y otros aún estén montando las casetas», indicó el responsable de la caseta de Malafama y Moliere, Pablo García. Para él la toma de esta decisión por parte del Ayuntamiento «ha estado poco madurada»: «La calle está desierta y estamos perdiendo dinero. Llevamos abiertos tres horas y, lo que se suponía que tendría que ser un éxito es que estamos parados porque no hay nadie», incide.

Asimismo, otro de los hechos que sorprendieron en el día de ayer a García fue «la poca seguridad que hay»: «El año pasado, por la noche, había furgones y un buen dispositivo, pero hoy no ha venido ningún coche ni patrulla de policía, por lo que, si esto sigue así, en caso de que pase algo estamos vendidos», abundó, al tiempo que criticó que «muchos jóvenes están bebiendo aún siendo menores de edad».

No obstante, para el responsable de la macrocaseta de Malafama y Moliere, la iniciativa «puede ser buena en el futuro». «Siempre y cuando no se cambie ni se altere la normativa de este año podrá funcionar porque año tras año la gente será mas consciente de esta nueva oferta», apostilló.

Tajante y rotundo, tanto como el ambiente en el resto de casetas, exceptuando la patrocinada por Europa FM. Allí la afluencia mantuvo el nivel de la carpa que el año pasado tuvo lugar el la explanada de Santo Domingo. «Esto está un poco vacío y solo. Está peor que el año pasado», expresó María, una joven que estrena en esta Feria su mayoría de edad.

Esta imagen contrastó con la que presentó las casetas tradicionales, orientadas hacia la portada del Teatro Echegaray. Allí, la afluencia, entre tapa y caña, mantuvo una «línea positiva». «Hoy –por ayer– hemos tenido un buen día, aunque en comparación con el año pasado hemos notado un descenso, ya que empezar la Feria tan tarde va a disminuir los ingresos», declaró María Tébar, que regenta desde hace varios años una caseta en el Real.

Para ella, la polémica suscitada estos últimos días sobre el mayor tráfico de jóvenes en el Real este año «no tiene sentido»: «Para que una feria vaya bien y salga adelante es necesario que estén y participen los jóvenes», aclaró.

Quejas del barrio El Duende

La nueva oferta para los jóvenes, que se estrenó ayer, también fue criticada por los vecinos del barrio de El Duende, quienes, según declararon, sufrieron desperfectos ocasionados por algunas personas. Así, el presidente de la asociación de vecinos de la barriada, Luis Carlos Velasco, denunció que las vallas metálicas que se encuentran junto a la estación de Victoria Kent fueron tumbadas, además del ruido y la imagen que se está dando de la zona cada día de Feria.

No fue un buen estreno, pero resta mucha Feria para sacar balance, que llegará cuando los empresarios pongan blanco sobre negro los datos a finales de la próxima semana. Claro está que el arranque parece que no fue el deseado.

Protagonistas

Pablo García
Encargado de la caseta Malafama

El responsable de una de las principales casetas de la zona de la juventud del Real de Cortijo de Torres, la de Malafama-Moliere, Pablo García, se mostró crítico ante la iniciativa de apertura a las 17.00 horas, tras un primer día «desértico». «A pesar de que hemos tenido un día malo, tenemos que apoyar al Ayuntamiento para que esta oferta tenga más adeptos en los próximos años y que la gente conozca qué se le ofrece», comentó el empresario.

María
Feriante

Los jóvenes que acudieron a la llamada de la nueva oferta diseñada por el Ayuntamiento tras el cierre de la zona de la juventud –en la explanada de Santo Domingo– se mostraron absolutamente «decepcionados» con la pobre acogida que había tenido y expresaron que la iniciativa del año pasado, la de instalar una carpa exclusivamente para jóvenes en la explanada cerca del Puente de los Alemanes, «era muchísimo mejor». «Había más ambiente. Nos gustaba ir allí porque aquí, en el Real, está todo más esparcido», comentó la joven que acudía por primera vez al Cortijo de Torres de día. Quizás no vuelva a hacerlo, a tenor de las opiniones que compartió con nosotros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook