26 de marzo de 2018
26.03.2018
Anecdotario

Un Lunes Santo de anécdotas

Desde los abusivos precios de los gorrillas de la explanada de Bomberos a los nazarenos con tenis

27.03.2018 | 00:58
Preparativos y nervios en los nazarenos del Cautivo
Una mantilla del Cautivo junto a un enorme mural escolar.

El Lunes Santo también tiene una cara B, anecdótica, curiosa o, cuanto menos simpática o, si ustedes lo prefieren, poco mística. Así, por ejemplo, es curioso, no digan que no, que algunos de los gorrillas que cuidan de los coches en la explanada de los Bomberos pidan dos euros por aparcar y nadie haga nada. Una extorsión diaria. O que siga habiendo nazarenos que van con tenis, o padres y madres que meten el carrito con sus hijos de corta edad en medio de la bulla, o guiris que se quedaron este lunes flipados viendo a los gitanos cantar tras el trono del Señor de la Columna. Pero hay más.

Dispositivo Tejón y Rodríguez. El dispositivo que ha montado la Policía Local para evitar el socavón de Tejón y Rodríguez fue muy eficaz. El agujero ocupa unos 60 metros, en la parte cercana a la esquina con Comedias y Carretería. La idea era evitar problemas y se cerró el acceso a ese tramo. Estudiantes pudo pasar sin problemas y el público, continuar con lo suyo sin que hubiera ningún descalabro.

Las bandas corren tras los tronos. Fue muy llamativa la distancia que había entre la Banda de Cornetas y Tambores de la Esperanza y el trono del Señor de la Pasión, porque entre ellos había a nazarenos con cruces y otros penitentes. Lo mismo ocurría entre otra de las bandas, la de Cornetas y Tambores de la Estrella, y el trono del Señor de la Columna, porque entre ellos estaban los penitentes, muchos de ellos gitanos, cantando y bailando incluso cuando sonaba la música.

Las bicis de la Pasión. Hay quien une sus dos pasiones en una misma tarde: dos chicos pasaron por medio del cortejo de la Crucifixión al final de Mariblanca y ya cerca de Álamos. Uno lo consiguió, para dolor de cabeza de un miembro del servicio exterior que le llamó la atención, pero el joven Induráin pudo cruzar incluso a través del público. El otro chico, más educado, se bajó de la bici y cruzó entre los nazarenos, pero andando.

Carritos. Hay una querencia por los carros de una conocida gran superficie de origen francés para vender latas por parte de los vendedores ambulantes. Este Lunes Santo hubo al menos cuatro en la salida de Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad. Son una ayuda, desde luego, para moverse entre el gentío con acierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine