11 de julio de 2009
11.07.2009

Cazatormentas

¿Qué es el terral?

Se afirma que viene de África pero, salvo en contadas ocasiones, el terral viene del Norte o Noroeste, del interior

10.07.2009 | 21:59

El tema meteorológico de la semana ha sido sin duda el terral. Es uno de esos fenómenos atmosféricos capaz de cambiar el ritmo de vida de cualquier persona, alterando la cadencia del sueño, aumentado la irritabilidad, produciendo jaquecas, astenia€ efectos que se acentúan cuando se encadenan varias jornadas seguidas, tal y como sucedió en Málaga días atrás.

Pero ¿qué es el terral (en Málaga)? A menudo se afirma, incorrectamente, que es un viento procedente de África, del desierto, lo cual se podría deducir por su carácter cálido y seco. Pero salvo en contadas ocasiones, que ha podido llegar a nuestras costas un viento cálido y de baja humedad relativa desde el Sur, normalmente Sureste, el terral viene del Norte o Noroeste, del interior€ como su nombre indica viene de tierra.

El proceso termodinámico por que el que este viento nos llega tan seco y recalentado es porque sufre una compresión adiabática. Intentaremos explicar este término de forma sencilla.

Imaginemos una masa de aire situada en Ronda, a la que su trayectoria le llevará a Málaga. En ese viaje debe subir la enorme mole que es la Sierra de las Nieves, bajará y probablemente vuelva a ascender por alguna otra cordillera que rodea el Valle del Guadalhorce: Sierra de Alcaparaín, Sierra de Cabrilla, Sierra Prieta, Sierra de Mijas€ y por supuesto realizará un nuevo descenso. En ese proceso en el que la masa de aire pierde altura, experimenta a la vez un aumento de presión brusco (ya que de repente tiene que soportar sobre ella una capa de aire de mayor espesor). Esta subida de presión (compresión) se realiza sin intercambiar energía con el ambiente (de forma adiabática), lo cual termodinámicamente debe compensarse con la cesión de humedad y la ganancia de temperatura experimentados.

Otra consecuencia: el viento llega a la costa y provoca que la corriente del mar sea de Norte o Noroeste a Sur, es decir, la capa superficial de agua del mar se desplaza mar adentro. Dicha masa de agua debe ser sustituida por otra más profunda, y por tanto fría, lo cual provoca que pese al calor reinante en superficie el agua del mar esté cada vez más gélida. Fenómeno contrario al que ocurre con el levante, ya que al llegar el agua de mar adentro, nos alcanza con muchas horas de permanencia en la superficie y por tanto recalentada.

No hay que olvidar, por último, que aunque parezca contradictorio en invierno también tenemos muy a menudo viento de terral. Sucede tanto en jornadas que resultan apacibles termométricamente (días templados en Málaga mientras en el resto de la Península reina el frío) u otras en los que contamos también con un frío intenso en la Costa del Sol, el cual puede venir asociado al mismo viento de tierra. En ambos casos, la intensidad del temporal de viento suele ser mayor que en verano, pues la situación meteorológica vendrá dominada por una gran borrasca relativamente lejana, habrá seguramente nubosidad y si hay suerte podremos disfrutar del espectáculo de las nubes lenticulares en nuestros cielos...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas